22 febrero 2008

26.Neminem laedere

¿Es el incumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales prueba fáctica generadora de responsabilidad contractual dimanante de contrato laboral o relación de servicios administrativa ( derivado de su carácter de acto condición ) a raíz de las obligaciones definidas
en el Código Civil?

¿O el ámbito especial por esencia es la jurisdicción laboral por causalidad?

En el ámbito extracontractual, la nota básica y definitoria de la responsabilidad radica sin duda en la producción de un daño, por acción, omisión o negligencia -culpa in vigilando-, que debe ser
objeto de reparación, sin que requiera la existencia de un vínculo obligatorio o relación jurídica alguna, entre el autor del daño y la víctima del mismo, a mayores si la hay -Art. 1902 C.C.-. Conlleva señalamiento de penas.

Consagrar el principio fundamental de la responsabilidad extracontractual establece que "el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado". Teoría de la responsabilidad -ilícito civil-.

El resultado dañoso para un tercero y la actuación culposa del agente son los presupuestos necesarios e ineludibles. Se generan derecho y obligación de resarcimiento derivados o generados por la relación de causalidad. Al producirse cualquier daño, el responsable, activo o pasivo del mismo, ha de indemnizar a la víctima.

Mutatis mutandis, ¿es extrapolable al ámbito de la responsabilidad contractual?, ¿se manifiesta jurídicamente en paralelo o solapadamente?

Expertos en la materia, conductores doctos de la doctrina jurídica como el titular de este blog o cuaderno de bitácora, asumen, desde una postura solipsista del derecho, que no se pueden cerrar
interpretaciones al efecto ósmosis de la responsabilidad, causalidad, conexión y consecuencia e imprescriptibilidad del laedere.

Los sectores más progresistas del mundo de la magistratura no han cerrado el debate ni la interpretación jurisprudencial de una nueva actitud más sincrética o ecléctica de los valores ultra vires de las relaciones laborales o administrativas de servicio, pues, in dubio pro operario, sólo y totalmente se trata de personas, de seres humanos, en toda e integral dimensión.

Por Jaime Tornero

No hay comentarios: