12 julio 2008

31. Tiempo de azoramiento

Buenos resultados para el empleo en Galicia, fruto de una buena gestión. Se aguantó el embate de las turbulencias laborales y económicas con solidez. Pero a los generales victoriosos se les susurraba en el Senado Romano: "Recuerda que eres humano".

En tiempo de tribulación no conviene hacer mudanza, San Ignacio dixit. Menos quedarse al socaire de lo que pueda venir, por ello ese ambicioso Plan programático de medidas proactivas y reactivas dinamizadoras de la atonía o faltas de tono económica y del consumo.

Ese es el papel irrenunciable de los gobernantes: la asunción de responsabilidades y el ejercicio de la acción de gobierno, con arrojo y con sentidiño.

Es un buen momento para neutralizar las intenciones y tentativas de acciones desprotectoras de los trabajadores, de desregulaciones e incumplimientos sociolaborales, de abusos contractuales y de fraudes de ley en las relaciones laborales; así como de reparto, regularización y distribución de la cantidad de trabajo. Con medidas realistas y aplicables. En ello se basa la sustancia y enjundia de una política progresista, solidaria y redistributiva.

Vista la inoperancia interesada, desde el franquismo, y el giro copernicano en su campo visual de la Inspección Laboral y Social en materias propias de su competencia, no sobra el recordar que muchos sectores que incumplen la normativa sociolaboral están subvencionados por Departamentos de la Xunta de Galicia, a saber:

Centros Especiales de Empleo. Sector que requeriría mayor actividad inspectora y de prevención de riesgos laborales, presenta exceso de horas trabajadas e inexistencia de los descansos preceptivos.

Centros de Atención a la Infancia. Exceso de horas e inaplicación de modalidades contractuales generando fraude de ley e inexistencia de cotizaciones devengadas.

Centros de Atención a Personas Dependientes y Servicios de Cuidado Personales. Características similares a los anteriores ámbitos.

Se está mentando sectores delicados, de alto nivel de fraude, que presenta una doble vertiente de vulnerabilidad: el personal empleado y el personal destinatario de los servicios.

Sólo con un empleo legal y de calidad, y la mano interventora de las administraciones públicas, se puede y se debe atender a los sectores más expuestos a los vaivenes desfavorables de los procesos económicos y a la lógica del máximo beneficio lucrativo.

Por Jaime Tornero

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Touriño y el Conselleiro parece que hilan bien, pero no pueden con la Inspección de Trabajo pepera

Anónimo dijo...

El PP,les va a tirar a dar con el secre ourensano que fue presi de correos y se lleva muy bien con ccoo. Le harán la pinza con el BNG, le echaran en cara lo que no consiguen de Madrid en temas muy proximos a los ciudadanos

Anónimo dijo...

Tambien fue ministro para correos el abel caballero, que cae muy mal incluso en el psoe, que trae siempre al rabo a su FONT (ANERO)- NO DE ANO- y que hará campaña en el tramo vigo-porriño de la autovía para que todos vean lo bien que gestiona