20 agosto 2008

37. A la mejor persona que he conocido.

Un pequeño Gran Hombre me dijo hace muchos años: "sin esfuerzo no hay nada"

Hoy, después de tanto tiempo, cuando él ya ha desaparecido, comprendo el significado de sus sabias palabras. Llenas de verdad, de ilusión, de honradez, de lucha, de constancia y de soledad.

Tristemente también me he dado cuenta de que cada vez es más difícil, a pesar de que cada día hay más normas que controlan nuestras acciones dentro de la legalidad, de que cada día nuestros límites son más cortos muy a pesar de que tenemos más y más leyes y reglamentos, perfectos en su forma y fondo pero vacíos de contenido, si los hombres y mujeres que los tendrían que llevar a cabo carecen del "espíritu de la Ley". Cuando hablamos de "esfuerzo", "trabajo", "dedicación", sabemos que junto con la labor física e intelectual de la persona, si no hay una entrega, un credo en lo que se hace, por qué y para quién, entonces el esfuerzo será baldío.

¡Pidamos!, exijamos de nuestros gobernantes, integridad, buena fe y capacidad de trabajo para hacer frente, en responsabilidad con sus obligaciones. Procuremos ser indulgentes con sus errores que como personas, también pueden cometer, pero siempre que sus decisiones correctas o incorrectas las asuman en responsabilidad, no olvidándonos de que nuestros políticos son los "poetas de antaño", que nos traen ilusiones renovadas y que con sus pregones nos hacen creer en un mundo mejor para todos, más justo, con más oportunidades, donde se pueda prosperar por la valía de la persona, por su esfuerzo físico y su talento y no por su condición económica o por el país donde haya nacido.

A la mejor persona que he conocido. A mi padre.

Por Dolores Sánchez Monclova

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Las palabras de tu padre, no se las ha llevado el viento

Anónimo dijo...

Muchos accidentes, muchas cosas que pasan a diario, muchos abusos, se dan porque no hay rigor.

Anónimo dijo...

Tenemos leyes con fundamento,reglamentos cuasi perfectos,¿donde esta el problema de que no se cumplan?.Si los responsables que estan al frente con toda la razon y la fuerza imperativa de la Ley no lo hacen,¿que podemos hacer?,¿les falta fe en lo que hacen?

Anónimo dijo...

Los políticos salen en los momentos de catástrofe y se les empieza a ver entre bastidores, un cierto olor raro. No están antes de suceder las cosas.

No hablamos de accidentes puntuales, fortuitos, hablamos de PREVENCIÓN.

Los políticos, incluso los de más prestigio como la VICEPRESIDENTA empiezan a no convencer a nadie.

Además de morir un montón de personas en un accidente, a diario mueren muchas en el trabajo y otras quedan con problemas para toda la vida pero los políticos acostumbrados a solucionarlo con una salida en prensa o en la tele lo dan por zanjado. YA NO SON ASÍ LAS COSAS, la gente sufre a diario las consecuencias de la falta de prevención y los políticos son quienes tienen en su mano que se cumplan las normas, en todos los campos, en el trabajo (el accidente del avión, sin duda tiene que ver con EL TRABAJO)o, en cualquier otro aspecto de la vida. CUMPLIR CON LA PREVENCIÓN, YA NO NOS CONVENCEN ni el Presidente ni la vicepresidenta ni nadie.

Anónimo dijo...

Se dice que las personas no desaparecen mientras sean recordadas, la que tu comentas no sólo está presente, actúa