22 agosto 2008

38. La prevención, factor fundamental para evitar accidentes

Todos nos hemos conmocionado con la noticia del accidente aéreo ocurrido en Madrid-Barajas, del avión de la compañía Spanair.

Dicen que se tardará meses en esclarecer las causas del suceso; pero mi opinión es que hay indicios, junto con la fatalidad, que pueden explicar lo sucedido, y creo que tienen que estar en las horas previas a la salida, cuando desde la cabina de mando se comunica a la terminal que hay un problema.

El esclarecer, con todas las consecuencias, que pasó, que medidas se tomaron, y si se tuvieron en cuenta todas las garantías de seguridad es primordial.

Antes que cualquier perdida económica, que se pueda valorar, está el garantizar la seguridad de las personas, no olvidemos que se trata de seres humanos, de sus familias, de que es un daño irrecuperable y que la vida de muchos ha sido sesgada en segundos. Habrá que afrontar la verdad, por muy dura que sea, y los responsables, si los ha habido, tendrán que responder, porque ante la más mínima duda, sabiendo que el error pueda causar una fatalidad de tal magnitud, es preferible mil veces que ese vuelo no salga, aun, a sabiendas de que habrá que asumir las protestas de los pasajeros que tendrán que esperar más tiempo en el aeropuerto o coger otro vuelo. La única forma que tienen los responsables de empresas de servicios aéreos de garantizar la seguridad al 100 por 100 es que se cumplan todas las medidas de control de mantenimiento de sus equipos previamente y con controles periódicos en los modelos más antiguos, porque, en contra de lo que se dice, estos modelos, como sucede con los coches, tienen un mayor riesgo de averías. Incluso si valoran la amortización, no es rentable el mantener en activo un avión cuya vida útil ha llegado a su fin, porque aunque puedan estimar que las indemnizaciones a pagar no supondrían para la compañía una pérdida mayor que el riesgo de mantenerlo, sí que puede ser catastrófica la imagen y el deterioro que para la continuidad de la empresa pudiese suponer, independientemente de que las causas del accidente pudiesen ser imputables a aquella. Ya sabemos que hay errores humanos, que intentando superar el dolor, todos podemos entender, pero no es lo mismo que estos sean por causa del incumplimiento de medidas de seguridad, de medidas preventivas que garanticen al máximo que el avión reúne todas las condiciones para seguir funcionando, que estos errores sean como consecuencia de las decisiones, a tomar por el piloto y copiloto una vez en vuelo y que, en todo caso, están, además de en la responsabilidad, en la pericia, la experiencia que es mucha en estos profesionales, que en caso de peligro además de sus conocimientos técnicos ponen el máximo interés, como personas, en evitar el siniestro. Pidamos y exijamos de nuestras autoridades, como ciudadanos, como familiares y como usuarios de los servicios de transporte aéreo que se extremen las garantías, en prevención de, en la medida de lo posible, salvedad de errores humanos imputables a las personas y no a las maquinas, no se produzcan hechos tan tristes como los acontecidos hace dos días en el aeropuerto de Barajas. Mi más profundo pesar por el dolor de sus familias a quienes, desde estas letras quiero decirles que mis sentimientos están junto a ellos, en sus oraciones.

Por Dolores Sánchez Monclova

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Se dejará pasar el tiempo, que casi todo lo cura, menos el drama personal y humanos de estas personas y sus secuelas y dolor, para manifestar que se ha llegado hasta el final, ¿ de qué ? ¿ de la vida seres humanos ?

¿ Se actuará como con aquel juez que permitio que un asesino pederasta quede libre y se le sanciona con una multa económica, ridícula, y no pasa nada ?

¿ Eso es el llegar hasta el final de la clase política independientemente de su partido ?


Sabiendo el pirateo, el fraude y el saqueo que existe en el mundo del transporte, el aeronáutico incluido, ¿ Cómo se preocupan tanto en un momento tan trágico y previamente no ejercen el control inspector ?


Las condolencias para con todos los afectados y solidaridad para con ellos en estos momentos tan duros por los que están pasando.

Anónimo dijo...

Las estadisticas demuestran,que como ocurre con los trabajadores respecto de los empresarios la parte que siempre lleva las de perder son los usuarios de los servicios,pero las leyes estan hechas para que en uno y otro caso sea la empresa,o sea el empresario el maximo responsable de la prevencion de riesgos para reducir al minimo el peligro de accidente.

Anónimo dijo...

Los Gobiernos Español y Canario, dicen que no SPANAIR no ha estada a la altura de las circunstancias. Ahora lo importante es hacer la investigación y atender a las personas que tienen el alma rota.

Después, cuando podamos comprobar que no ha habido PREVENCIÓN, tendremos que decirles a los Gobiernos Español y Canario, igual que a otros, que empiecen ya a hacer cumplir la normativa, amplia y concisa en materia de PREVENCIÓN y que no se puede seguir mirando para otro lado. Que pongan a funcionar las INSPECCIONES que viven muy bien y hacen de las suyas, con largos silencios en cuestiones de salud, sobretodo cuando se trata de empresas del Estado.

Toca mojarse todos y hacer que funcione la DEMOCRACIA

Anónimo dijo...

Recuerdo hace años cuando nos vendían la idea de que una buena competencia sería positivo para todos los usuarios que viajaban por este medio.IBERÍA´por aquel entonces se le acaba el monopolio y sufría recortes de personal, vuelos,etc.Hoy en día esto mismo le está a suceder a SPANAIR, con su plan de viabilidad.Yo me pregunto, ¿que hacen los gobiernos, como órganos reguladores, para que estas empresas no descuiden su seguridad, cuando se ven inmersos en pédidas?. Creo que el mercado no puede con todo y esto es el resultado de las politícas neoliberales que se han impuesto en todo el mundo.

Anónimo dijo...

Da pena comprobar tantas veces que después de una tragedia se desencadena toda una representación teatral. Es mejor acostumbrarse a ver despliegues preventivos, con detenciones incluidas

Anónimo dijo...

Desde luego hay que reconocer el nivel de acierto que está teniendo usted con sus reflexiones.