30 julio 2008

34.La libertad de expresión de un trabajador de Cepsa, amparada por el Tribunal Constitucional

El Tribunal Constitucional declara NULO el despido de un trabajador por haber realizado un escrito en memoria de cuatro compañeros que murieron en un accidente de trabajo en CEPSA. Se ampara su derecho a la libertad de expresión, reprochándose actitudes que limitan las libertades fundamentales recurriendo a la sanción, incluso con el despido. Dice el Tribunal Constitucional que tales expresiones que se difundieron internamente, también pudieron haberse realizado externamente, encontrando igualmente acomodo en la cobertura del derecho fundamental.

Para el alto Tribunal: "Las organizaciones empresariales no forman mundos separados y estancos del resto de la sociedad, ni la libertad de empresa que establece el artículo 38 del Texto Constitucional legitima que quienes prestan servicios en aquellas, por cuenta y bajo la dependencias de sus titulares, deban soportar despojos transitorios o limitaciones injustificadas de sus derechos fundamentales y libertades públicas, que tienen un valor central en el sistema jurídico constitucional. Las manifestaciones de "feudalismo industrial" repugnan al Estado social y democrático de Derecho y los valores superiores de libertad, justicia e igualdad a través de los cuales ese Estado toma forma y se realiza.

Merecido reconocimiento a Don Sergio Enrique Izquierdo Hernández por su arrojo y tesón, también por su paciencia, por no conformarse con las sentencias en su contra del Juzgado de lo Social, ni del Tribunal Superior de Justicia que consideraron había extralimitado el derecho de expresión.

Reproducción del texto, escrito por Don Sergio Enrique Izquierdo Hernández:

“IN MEMORIAM

Por mis cuatro compañeros y amigos, 3 de Cepsa y uno de contrata, que murieron en el accidente de TRANSF3-HIDRO2, en junio del 92. Que murieron quemados como perros defendiendo los intereses de la Empresa, y que murieron así por, entre otras causas, un gran compañerismo laboral, falta de reflejos, y que la soplante de aire al horno estaba espirando a ras de tierra. Me prometí que algún día les haría un sentido homenaje, a pesar del encefalograma plano y bobalicón que está imperando aquí, desde hace mucho tiempo. Queridos amigos, estén donde estén, va por ustedes.

LA EMPRESA RETIRA LA SANCIÓN QUE ME IMPUSO. En noviembre pasado, M. Carvajal me sancionó con 5 días en un expediente disciplinario como falta grave —así no tendría juez interno y me obligaba a ir a la Magistratura— que además contó con el beneplácito del Cté. de Empresa y su sindicato mayoritario. Ahora, tras la finalización del contencioso, ayer en el Palacio de Justicia de S/C de Tfe., he decidido contestar en varias cartas abiertas, a todas las personas, entes sindicales y laborales, que participaron en aquel engendro sancionador.

Hoy creo un poco más en la Democracia Española y sus Leyes. Que la libertad de opinión y la libertad de expresión, sean por siempre, cabecera fundamental de la vida. De puño y letra Sergio Izquierdo Hdez.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos dice: "La libertad de expresión no es sólo la manifestación de pensamientos e ideas, sino que comprende la crítica de la conducta del otro, aun cuando sea desabrida y pueda molestar, inquietar o disgustar a aquél contra quien se dirige, pues, así lo requieren el pluralismo, la tolerancia y el espíritu de apertura, sin los cuales no existe "sociedad democrática"

Humilde homenaje, aquí una vez más, a los cuatro compañeros de Sergio Enrique, fallecidos en accidente de trabajo, extensible a todos los que cada día pierden la vida trabajando, en la ida y vuelta, como consecuencia de enfermedades profesionales y los que sin perderla, merman la calidad de la misma.

Con independencia de que son muchas las empresas que cumplen con los requisitos legales, sin dudar en absoluto de que así sea y entre las que pueda estar sin duda alguna Cepsa, son necesarias actitudes contundentes de repulsa absoluta y radical hacia quienes descuidan su obligación y deber de velar por la salud y la seguridad laboral, también hacia los que sancionan a quienes hacen uso de sus derechos fundamentales, por el simple hecho de hacer uso de los mismos, aun encima de habérselos vulnerado. Asimismo, de rechazo contra quienes hacen oídos sordos o miran para otro lado.

Salvo mejor parecer

Baldo


28 julio 2008

33.Sostenella y enmendalla, procure el honrado y principal

Un país con la solera de España, pionero en la Alta Edad Media en Constituciones Occidentales escritas, Els Usatges, y en prestaciones regladas de Ayuda Mutua, implementadas por las Asociaciones Gremiales, que caminaban de consuno con Organizaciones que proclaman la libertad, la igualdad y la fraternidad, verdaderas Universita Personarum de carácter social en materia de salud y prestaciones, no puede permitir que una cíclica situación típica y recurrente en economías de mercado o mixtas, atenten contra la herencia más sagrada, donada por y regada con la sangre, sudor y lágrimas de nuestras generaciones antecesoras. Herencia legada sin nada a cambio, sin quid pro quo, excepto el de recordarnos qué es lo importante y primordial en una Sociedad. Y es aquello que permite que sea Sociedad: su Sanidad, sus Pensiones y Prestaciones sociales y, su Educación.

La herencia social no se puede dilapidar ni regalar, sino mantener y amejorar. No en vano, en el caso de la Sanidad, uno de los mejores políticos universales que ha donado el siglo XX, Felipe González, ha dicho que tiene valor pero no tiene precio.

En tiempos de tribulación hay sectores que sí quieren poner precio a los pilares ancilares de las sociedades occidentales modernas. Precio y sobre todo beneficio, el suyo, a costa de la mayoría cuasi–absoluta de la sociedad. Son los mismos sectores de siempre, de siempre ganancias, haya recesión, crisis, expansión, especulación, atonía . . . Los que entonan los mismos cantos de sirena cíclicos, los mismos brindis al sol, los agoreros de lo catastrófico y de lo pernicioso exceptuando los presentes griegos que ofrecen.

Es preciso curarse de espanto y plantear medidas solidarias de sostén y enmienda de mejora. Así se le hicieron llegar a un relativamente relevante político autonómico al que se le confirió el rol de relator en el último Congreso de un partido político progresista, a saber:

* Cambio, en consonancia con el sistema alemán análogo, de las Mutuas Patronales convirtiéndolas en Mutuas Paritarias "Autoridad Laboral – Empleadores – Trabajadores", para que cumplan con su finalidad tuitiva o protectora de las relaciones laborales, sus contingencias, prestaciones y de la salud laboral. Huelga manifestar el sistema ineficiente, ineficaz e inefectivo de la politizada y mediatizada Inspección Laboral y Social, que ya presentaba sesgos espúreos en el régimen franquista.

* Modificación de la aportación al Sistema actual de Reparto de los trabajadores, con tratamiento y reducciones fiscales en paralelo equivalentes a los actuales en el IRPF y a los de Planes de Pensiones en sus diversas modalidades y Fondos de Jubilación. Con dos modalidades:
Obligatorias ( aumento de los tipos a aplicar a la base de cotización ) y
Voluntarias ( al estilo del RETA ).

* Establecimiento del milésimo sanitario, como aportación obligatoria de todos y cada uno de los españoles con ingresos, rentas y recursos, en concepto de fondo adicional de recursos garante de la sanidad pública, al igual que el sistema público de pensiones y prestaciones. De cada mil euros se aporta uno al Sistema Nacional de Salud.

* Redefinición del Seguro Escolar extendiéndolo, en consonancia con su nombre, a toda la población escolarizada, actualizando su cuota.

* Aplicación de la progresista Tasa Social a los mega-hiperbólicos beneficios de las corporaciones empresariales y financieras. A cuáles es la referencia lo saben en cualquier ceremonia de primera comunión.


Fórmulas a miles, voluntad hay que medirla. Pero seguro que 46 millones de españolitas y españolitos -ius solis- se lo merecen. Son seres humanos y es menester ser solidario, igualitario en lo esencial y filántropo.


Por Jaime Tornero

26 julio 2008

32. La autoridad laboral, dispone de primera mano de un instrumento fundamental

Casi todos hemos sido, sin duda, testigos de situaciones rocambolescas de alguna Administración Pública, declarándose incompetente, dilatando un expediente, silenciando o traspapelando documentos. En alguna ocasión, al verse comprometida -cierta Administración Pública-, lejos de afrontar la situación, opta por dar vueltas a un asunto sin importarle las repercusiones para un administrado y consecuentemente para todos los demás administrados.

En los últimos tiempos, está de moda todo lo referente a la normativa de Prevención de Riesgos Laborales y lo está, lamentablemente, en base a la cantidad de muertes que se vienen produciendo en el trabajo, un gran número de ellas evitables, como vienen poniendo de manifiesto las organizaciones sindicales y las propias investigaciones posteriores de las autoridades. Decir que una muerte ha podido ser evitada, debe hacernos reflexionar.

Nos congratulábamos hace muy poco, por el fuerte compromiso de la autoridades de la Xunta de Galicia en materia de salud laboral. (ver)

La noticia de la muerte de trabajadores, opera como alarma ante la sociedad de los incumplimientos empresariales en materia de prevención de riesgos laborales; pero también nos deja un mal sabor de boca y una especial duda al preguntarnos ¿qué están haciendo, realmente las administraciones al respecto?. Es muy importante destacar que al lado de la muerte, existe un número importantísimo de accidentes y enfermedades profesionales, provocados por incumplimientos en la materia, que son sin ninguna duda denunciados con asiduidad. Denuncias que se efectúan ante el propio empresario, cuando no cumple las normas básicas, cuando tiene a trabajadores con patología conocida realizando trabajo en un puesto inadecuado a sus condiciones físicas, cuando dispone que un discapacitado haga funciones de carga y descarga en condiciones peligrosas, cuando no pone los medios y hace caso omiso a las reiteradas advertencias.

La Autoridad Laboral, que lo es mayoritariamente la de la Comunidad Autónoma al haber sido transferidas tales competencias, aunque no lo parezca, dispone de primera mano de un instrumento fundamental que viene establecido en el artículo 23 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, este precepto impone al empresario el deber de elaborar y conservar a disposición de la Autoridad Laboral una serie muy importante de documentos, la falta de los cuales deja patente y claro que existe un incumplimiento de las normas sobre prevención de riesgos laborales. La exigencia por la Autoridad Laboral de tal documentación ante la más mínima denuncia, habrá de dar lugar a una intervención directa y concienzuda en persecución del obligado cumplimiento de la Ley, sin necesidad de esperar a que algo suceda.

La actuación de la Autoridad Laboral habrá de hacerse con inmediatez, ante cualquier incumplimiento, por nimio que resulte, de cualquier empresa privada o pública, incluso con más ahínco si se trata de una empresa del Estado, la ciudadanía sabrá agradecerlo por darse un buen ejemplo, lo contrario debe hacernos pensar mucho como ciudadanos.

Salvo mejor parecer

Baldo

12 julio 2008

31. Tiempo de azoramiento

Buenos resultados para el empleo en Galicia, fruto de una buena gestión. Se aguantó el embate de las turbulencias laborales y económicas con solidez. Pero a los generales victoriosos se les susurraba en el Senado Romano: "Recuerda que eres humano".

En tiempo de tribulación no conviene hacer mudanza, San Ignacio dixit. Menos quedarse al socaire de lo que pueda venir, por ello ese ambicioso Plan programático de medidas proactivas y reactivas dinamizadoras de la atonía o faltas de tono económica y del consumo.

Ese es el papel irrenunciable de los gobernantes: la asunción de responsabilidades y el ejercicio de la acción de gobierno, con arrojo y con sentidiño.

Es un buen momento para neutralizar las intenciones y tentativas de acciones desprotectoras de los trabajadores, de desregulaciones e incumplimientos sociolaborales, de abusos contractuales y de fraudes de ley en las relaciones laborales; así como de reparto, regularización y distribución de la cantidad de trabajo. Con medidas realistas y aplicables. En ello se basa la sustancia y enjundia de una política progresista, solidaria y redistributiva.

Vista la inoperancia interesada, desde el franquismo, y el giro copernicano en su campo visual de la Inspección Laboral y Social en materias propias de su competencia, no sobra el recordar que muchos sectores que incumplen la normativa sociolaboral están subvencionados por Departamentos de la Xunta de Galicia, a saber:

Centros Especiales de Empleo. Sector que requeriría mayor actividad inspectora y de prevención de riesgos laborales, presenta exceso de horas trabajadas e inexistencia de los descansos preceptivos.

Centros de Atención a la Infancia. Exceso de horas e inaplicación de modalidades contractuales generando fraude de ley e inexistencia de cotizaciones devengadas.

Centros de Atención a Personas Dependientes y Servicios de Cuidado Personales. Características similares a los anteriores ámbitos.

Se está mentando sectores delicados, de alto nivel de fraude, que presenta una doble vertiente de vulnerabilidad: el personal empleado y el personal destinatario de los servicios.

Sólo con un empleo legal y de calidad, y la mano interventora de las administraciones públicas, se puede y se debe atender a los sectores más expuestos a los vaivenes desfavorables de los procesos económicos y a la lógica del máximo beneficio lucrativo.

Por Jaime Tornero