14 enero 2009

57. Es el momento del trabajo digno

Han pasado cinco años marcados por una globalización ultraliberal de la economía basada en el libre albedrío de mercado y de un capitalismo especulativo y antisocial, y ahora estamos en el momento mas crítico, al borde de una recesión de la economía mundial. Por ello, es necesario un profundo cambio, es necesario construir un nuevo orden económico y social internacional sustentado en el trabajo digno como expresión de los Derechos Humanos, con la protección social tanto de retribuciones justas como en materia de derechos, con unas condiciones en el entorno del trabajo dignas, en la cual se cubran las necesidades básicas de todos los trabajadores.

Como ciudadanos, como trabajadores no podemos renunciar a los logros conseguidos, que han costado la vida a muchos, a los derechos básicos que han mejorado la vida de muchas personas y la de sus familias. Europa sufre una terrible crisis de valores, los modelos económicos conocidos hasta ahora, individualmente ya no son válidos.

Habrá que buscar y adoptar un sistema combinado partiendo de unos principios irrenunciables como son la Justicia social y la Solidaridad hacia los sectores mas desfavorecidos y perjudicados con la crisis, ideando mecanismos de choque con proyectos y políticas sociales de reinsercion social y de reconversion de empresas, siempre que sea posible esto ultimo.

Reciclar, ya no sólo un termino ecológico, tanto en formación hacia nuevos campos productivos tanto a empresas como a trabajadores, sin descuidar la igualdad laboral y social de las mujeres, la inserción en el mercado laboral estable para los jóvenes; dando cobertura social a los inmigrantes, apoyando el arraigo, no olvidemos que hemos sido profetas en tierra ajena. Políticas que, desde la economía social de mercado, logren una alternativa eficaz en la lucha contra la crisis, con un nuevo modelo productivo que, a medio y a largo plazo, busque el equilibrio, el crecimiento sostenido en amplias bases de estabilidad, calidad y seguridad.

A partir de ahí, políticas que favorezcan la investigación, la innovación tecnológica, la reconversión de empresas según las nuevas necesidades que el mundo en desarrollo dicta, invirtiendo en infraestructuras de valor estratégico y vertebración del territorio, con planes estratégicos nacionales y de colaboración con otros países que potencien los sectores tecnológicos, energéticos, industriales y logísticos. Todo ello sin descuidar la importancia que tiene la educación y la formación en el avance y desarrollo de los pueblos.

A través de planes educativos que sean prácticos, impulsores de talentos, que fomenten el estudio, el esfuerzo, la investigación y que estén orientados al desarrollo integral del ser humano, que ademas de formación cultural, los conocimientos adquiridos le sirvan como medio para canalizar y revertir en un empleo digno y útil para el mismo y para la sociedad. Ello solo es posible perfeccionando los planes de estudio adaptados al fin ultimo que es integrar al ser humano en la cadena social y de producción, que le garantice un salario digno, estable, con capacidad y poder adquisitivo.

Para un mayor y mejor crecimiento de las empresas, para un mayor rendimiento que, como factor humano y espina dorsal del sistema general productivo, los trabajadores no pueden quedar desprotegidos en sus derechos y garantías sociales ni económicas ni renunciar a los beneficios que toda actividad productiva conlleva. El dialogo social, ahora más que nunca, se sitúa como instrumento de todos los agentes sociales para aportar soluciones encaminadas a remontar el mal momento de nuestro mercado laboral y de nuestro sistema productivo.

También habrá que escuchar las opiniones y asesoramiento de sociólogos, economistas, graduados sociales, investigadores tecnológicos, educadores, ecologistas y expertos en temas de desarrollo.

Por Dolores Sánchez Monclova

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora es el momento de poner en practica las teorias que defienden los sociologos y los economistas de la economia social de mercado.La globalizacion de la economia ha sido un fracaso porque no ha estado unida a una globalizacion social.

Anónimo dijo...

Es muy cierto lo que usted dice pero, estará conmigo en que en los partidos se ha perdido la costumbre de debatir, de permitir a la gente que opine y que construya el futuro. Algunos dictadores encubiertos, que no tienen talento, se hacen con el poder y no lo sueltan, se rodean de gente muy simple, les gusta que les adulen, como a Caesar

Anónimo dijo...

La gente esta harta, ahora con la crisis, sienta muy mal ver como en algunas administraciones del estado trabajan tíos enchufados por tener familiares en la política algunas vveces son personas que no tienen moral se pasan la vida protestando y molestando para de un golpe colocarse y dejar a todo el mundo tirado. Esas personas son las que hay que quitar, es muy facil porque estan agregados o colocaos, se da mas en el PSOE que en el PP.
Los periodistas pueden investigar la situacion de parientes amigos sobrinos y sabe Dios que de muchos politicos sucios que parecen limpios

Josefa dijo...

Para escuchar a la gente que usted dice, primero hay que hacer callar a quienes pretenden disponer permanentemente de la palabra, año tras año fallando siempre

Las ciudadanas/os tenemos que tomar la iniciativa y abrir los debates, hacer que sean los políticos los que tengan que ir al son de lo que ordena la calle, hasta ahora llevan ellos el ritmo y muy mal