04 febrero 2009

63. El mensaje de cambio, de Obama

El Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama admitió que se equivocó al mantener a un funcionario denunciado que estaba nominado para dirigir el Departamento de Sanidad, incluso después de que se descubriese que no había pagado impuestos por más de 100.000 $ USA. Fue el tercer alto funcionario de la Administración Obama que dimitió antes de ser confirmado por el Congreso. Dos días después de declarar y respaldar "absolutamente" al hombre que debía reformar el sistema sanitario, Obama manifestó: "creo que fue un error, metí la pata y asumo la responsabilidad por ello. Vamos a asegurarnos de arreglarlo para que no ocurra de nuevo. Me siento frustrado conmigo mismo y con mi equipo", siguió diciendo: "no podemos enviar un mensaje a los estadounidenses diciendo que tenemos dos varas de medir, una para la gente prominente y otra para la gente normal", reconoció.

Desde las tribunas de nuestros políticos, primero José Luis Rodriguez Zapatero, después Mariano Rajoy, sus secretarios de Organización se imitan las palabras de Obama, cambio, esperanza, confianza, etcétera, para generar la atracción de los ciudadanos españoles. Pero lo que es frustrante es que desde hace algún tiempo se están, denunciando las ilegalidades, firmas en documentos públicos sin competencia administrativa de personas haciendo funciones de la Administración del Estado en la provincia de Pontevedra, sin que a día de hoy conste que se les haya abierto expediente disciplinario, a pesar de que se haya denunciado ante los responsables gubernamentales tanto provinciales y autonómicos como en el ámbito estatal.

Las palabras de Obama no se han quedado en una promesa, comienza a verse a un hombre honesto, sincero y con un alto estándar ético, con aptitudes y actitudes en coherencia con el mensaje que ha dado a todos los americanos y al mundo entero. Nuestros políticos están a años luz de parecerse, tal vez tengamos un Obama en próximas legislaturas, pero como no haya "cambios" de verdad, saneando todos los poderes del Estado y en tanto los políticos sólo se limiten a repetir el mensaje, sin llenarlo de contenido ético, éste se quedará en bonitas palabras que ya no engañan a nadie, los ciudadanos y ciudadanas esperamos "verdaderos cambios".

Por Dolores Sánchez Monclova

5 comentarios:

Remedios dijo...

Que no esperen más, este es el momento de un cambio a todos los niveles políticos. Nuevas caras, nuevas formas, la misma manera de hacer de Zapatero en todos.

Anónimo dijo...

Para que se produzca un cambio, sobre todo en lo referente al servicio de lo público, antes se tiene que mentalizar nuestra sociedad. Servir a los demás es y debe ser lo más ÉTICO posíble, Y NO PARECERLO como está sucediendo actualmente. Sabemos que ciertos funcionarios de carrera y personal que trabaja en y para lo público: manipula, falsea, etc, sin que los órganos competentes actuen con la máxima diligencia...

Espero que TODO lo dicho hasta la fecha, alguién, empiece a mover ficha, sino las próximas elecciones algunos tendrán que ir buscando otro pan.....

Luis dijo...

Como siempre ha sucedido, la falta de cambios a tiempo, traerá consecuencias electorales para las generales. Lo que no se soluciones en febrero de 2009 se pagará a partir de noviembre de 2009 y en adelante.

El primero en acusarlo será Pepe Blanco. El poder es lo que tiene

Juan dijo...

No hay transparencia, es mentira que Zapatero tenga ETICA, no es parecido a OBAMA, el Presidente Español mira para otro lado en muchas cosas, se ha metido en un lío del que no sabe salir.

Yo no soy de derechas. El señor Zapatero está rodeado de gente que no hace bien su trabajo. Fomento, Trabajo, Administraciones Públicas, Vivienda... Dan peña

Emilio Castro Cabral dijo...

Pienso que no se puede comparar el presidente Obama con el presidente Zapatero, tienen politicas diferentes; uno es un liberal y el otro es un socialdemocrata.

En este país aún no hay un perfil de político que sirva al ciudadano, mas bien, sirve al partido. Por ello, aqui todos se agrupan a un líder que muestre honestidad y un discurso de palabras y hechos, mientras los demás no dan cuenta de sus hechos, aunque se equivoquen.En EE.UU y en otras democracias NO latinas un cargo político debe ser una persona integra en sus convinciones políticas, aqui NO.

El día que un cargo político dimita por cualquier tema que le envolucre en asuntos turbios, diremos que tendremos una AUTÉNTICA DEMOCRACIA, HASTA LA FECHA seguiremos luchando por la tranaparencia democrática.