21 noviembre 2009

El PP se vale de la iglesia católica en el tema del aborto para ganar votos


Como mujer y como ciudadana no estoy a favor del aborto, me parece que hay que estar al límite de una situación para tener que tomar una decisión así. No me creo que a una mujer por conciencia, responsabilidad o ética le sea fácil aumir como una rutina una situación que es, a todos los efectos traumática. Como creyente que soy entiendo que es mi decisión personal, nosotros no somos jueces divinos para condenar, ajusticiar o encarcelar a una mujer.

La Iglesia católica habla del Juicio final, de la otra vida. Pero lo que es cierto es que la vida civil tiene que estar regulada por los hombres y mujeres que componen una comunidad civil, no religiosa. No podemos ni debemos extrapolar las creencias religiosas al resto de los ciudadanos que no comulgan con ellas, ni podemos, ni debemos.

En todo caso, desde los púlpitos difundir a los demás miembros lo que defiende su iglesia se entiende. Pero pretender imponerse al resto de los ciudadanos españoles de manera incluso radical para influir en la elaboración, tramitación o incluso ejecución de las leyes me parece fuera de lugar. Lo aprobado en las Cortes lo es por consenso y mayoría, siguiendo los cauces parlamentarios legales y, eso tiene que respetarlo la Iglesia como institución que es independiente.

No se ve tanto ímpetu, ni fragor, en defender y ayudar a las mujeres y a esos niños, ya nacidos, en situaciones adversas. Si es importante nacer, lo es también que haya medios mínimos tanto psicológicos, como ambientales, medios materiales, educación, alimentos, vivienda.

Hacer un uso a través de la demagogia del PP como bandera defensora de la familia, es una falacia.

A los socialistas, más que a nadie, nos importa la familia, una familia digna, con acceso a los recursos que la sociedad tiene, porque la formación y el conocimiento, a través de la educación es el mejor avance para que una sociedad progrese, nadie mejor que los socialistas que estamos procurando garantizar cobertura a las familias, tanto en sanidad como en educación, como en vivienda.

El intento de monopolizar la protección a la familia que hace el PP, aun cuando ha demostrado la preeminencia de los intereses económicos por encima de los sociales es, como poco, vergonzante.

No deberían mezclar iglesia y política, ni religión y regulación. No es limpio.

Por Dolores Sánchez Monclova

10 comentarios:

Asunción dijo...

Ni el PP ni la iglesia católica tienen el monopolio del cristianismo, ni lógicamente de los demás credos.

Leandro dijo...

El partido popular tiene muchas contradicciones. La iglesia es un desastre, no deben considerar familias a los hijos que sufrieron abusos de cerdos que siguen representando a Dios

Viki dijo...

El tema del aborto es delicado pero no se puede ser hipócrita cuando gente de la derecha ha abortado durante años y se desplazaban fuera de España. La Iglesia podría dedicarse a sus cosas y dejar a la gente en paz.

Que exista una Ley no molesta a nadie, quien quiere la usa quien no quiera no. Mucha cara tienen algunos

Salvador de Madariaga. dijo...

Si hablamos de respeto debemos hacerlo de los que no creen y los que no creen en Dios porque siempre existirán interpretaciones.

La Iglesia Católica siempre ha querido imponer su doctrina como la única y verdadera, pero en estos momentos vivimos en una democracia de libre culto o de no creencias.

Mercedes dijo...

Se oye hablar a miembros de la jerarquía de la Iglesia católica y uno piensa que deben de tomar a los ciudadanos por idiotas. Me pregunto que pensarán los feligreses que viven el día día cuando les llegan esas informaciones de personas que hablan de política y que no se parece en nada al mensaje de Jesucristo, a veces incluso dicen lo contrario

Marisa dijo...

No me gusta la actitud pedante de los politicos de derechas en España, hacen demagogia con el aborto y cuando pudieron hacer algo, no lo hicieron.

La iglesia no dice casi nada de la pena de muerte

Gabriel dijo...

La hipocresía aunque es evidente, debe hacerse más patente con la intervención de quienes están siendo acosados permanentemente. Hay que dejar a la vista los detalles que dejan mal a los que se manifiestan a diario, la iglesia y el partido popular para que los ciudadanos y las ciudadanas vean quienes son, no suficiente con intuirlo hay que decirlo

Argimiro Fuentes dijo...

Es verdaderamente un tema muy delicado, son muchas las personas que no estando a favor del aborto, entienden que regular una Ley no obliga a nadie, más bien permite que no haya abusos, sale en ayuda de situaciones que resultan penosas al no estar suficientemente regulada la materia.

Es lastimoso, oir a personas de la derecha y de la iglesia católica manifestandose radicalmente en contra de algo en lo que han hecho vista gorda durante el período de gobierno conservador. Así no se consigue convivencia y respeto

Jaso dijo...

Rouco Varela nos informa de la necesidad de la religión en el cole. ¿Qué religión?

No sabemos si este señor cree en la liberdad, podría recomendar que cada cual elija según su propio convencimiento y su conciencia, no la que él pretende imponer como hicieron durante cuarenta años de dictadura

Maria de Rosalía de Castro dijo...

El PP se manifiesta públicamente con la iglesia que se pasa por el forro de sus sotanas, los acuerdos con el Estado, y rinden culto a la bandera de la dictadura.

Alguien debería pedir aclaraciones