07 diciembre 2009

La Prevención de Riesgos Laborales: Un derecho de los trabajadores

Nueve años del siglo XXI  y catorce años después de la entrada en vigor de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, como desarrollo de la Constitución y de diversas Directivas europeas. Es sorprendente ver como en infinidad de empresas no se ha dado cumplimiento a la aplicación de la norma, sino que además la tendencia  es la de evadir, por parte de muchas empresas, incluso de ámbito estatal, el control por parte de la Autoridad laboral de que, en la práctica y en los usos, se cumpla la ley en todo su contenido.

Son tanto la Ley de Prevención de Riesgos Laborales como el posterior desarrollo del funcionamiento de los servicios de prevención de la empresa, a través del Reglamento de los Servicios de Prevención del año 1997, un claro exponente de la voluntad legisladora de dar cobertura con amplias garantías a las condiciones de trabajo y salud de los trabajadores en el ámbito cotidiano, ya que es en el lugar de trabajo donde el trabajador pasa el mayor número de horas activas, a pesar de que estas se han ido acortando a lo largo de la historia, a través de diferentes regulaciones gubernativas y de la intervención y presión de los trabajadores, a través de sus representantes, los sindicatos,  a medio de la negociación con la patronal, es decir con el empresario.

Es una Ley progresista, clara en su enunciado y que trata las garantías que han de cumplirse por parte del empresario, como responsable primero de poner los medios, promover las condiciones ambientales, dotar de medios técnicos, evaluación de riesgos, evaluaciones de los puestos de trabajo, control y seguimiento de las enfermedades y patologías y su incidencia en las posibles enfermedades profesionales que puedan derivarse, como consecuencia del trabajo desarrollado por los trabajadores. Conciencia al trabajador para que sea responsable también como sujeto, como la otra parte de la relación laboral, en aquello que le corresponde personalmente, que tome todas las precauciones con las técnicas y los medios que el empresario habrá de poner a su alcance y haga uso de ellos.

Cuando desde este sitio estamos escuchando, que se pretende por parte de muchos empresarios, no todos afortunadamente, abaratar el despido, precarizar las condiciones y estabilidad del empleo, acortar costes, la mayoría a costa de la integridad, salud, estabilidad salarial y en el empleo, no podemos menos que recordar las condiciones precarias, casi esclavistas de hace dos siglos. Es un paso atrás, perder derechos ya consolidados por los trabajadores, luchados con sacrificios e incluso muertos. Cuando escuchamos esas cosas o, cuando hacemos un repaso a la cantidad de empresas que no han aplicado en su plenitud la normativa de salud laboral o, la pasividad de autoridades hacia ciertas empresas, incluso dependientes del Estado, después de catorce años, no podemos menos que pensar que, no hemos avanzado nada.

Por supuesto que estamos a favor de que se hagan cambios, los tiempos cambian, las circunstancias obligan, pero no la relación, no estamos en la misma equiparación en iguadad de condiciones de fuerza, trabajadores y empresarios y, si el mercado lo demanda, habrá que estudiarlo con rigor, pero nunca a costa de todo lo logrado, no debemos olvidar que las actuales condiciones laborales, aun no siendo perfectas o las más idóneas en todos los centros de trabajo, han costado siglos de lucha obrera, y muchos han dado su vida para que ahora otros muchos tengamos condiciones y salarios dignos.

Habrá como poco derechos irreversibles y, en todo caso, que se negocie también los márgenes de beneficio empresarial.

El sacrificio ha de ser de todos, no pueden  ser siempre los trabajadores los corderos expiatorios cuando la crisis nos afecta a todos por igual, y lo que no se puede admitir es el recorte de los costes empresariales en materia de prevención de riesgos y que les reportan un beneficio de cientos de miles de euros que engrosan su patrimonio en detrimento y deterioro de la calidad, salud y salubridad de los trabajadores y de la empresa como parte del ecosistema, que en muchos casos ocasiona a través de vertidos,  incluso tóxicos, un daño en multitud de casos, irreparable al medio ambiente y, a los demás ciudadanos no trabajadores de la empresa.

Por un compromiso, por mantener y hacer crecer el Estado del Bienestar, por la salud de los trabajadores, por un medio ambiente equilibrado y sostenible. Es un derecho
                                                      Escucha:     Te recuerdo Amanda (Joan Baez)
Por Dolores Sánchez Monclova

28 comentarios:

Marga dijo...

Todos debemos denunciar los incumplimientos de las normas de salud. Y si hay empresas del Estado mandar protestas a los diputados, a los partidos, al gobierno y al unión europea

Cándido dijo...

Es bueno recordar la historia, y los sindicatos y sindicalistas deberían tener claro quienes son o deberían ser, lo que defienden o deberían defender y a quienes representan o deberían representar.

Rosa dijo...

Tan pronto se conciencien los ciudadanos, empezarán a funcionar las cosas.

Antes deberían actuar los sindicatos que están llegando tarde a mucha cosas y eso los ciudadanos deberían hacerselo pagar justo donde más les duele -la pasta-

Pablo M. dijo...

Está claro que los que gobiernen lo han de hacer para todos los ciudadanos y todos los colectivos, pero lo mismo que los empresarios y la CEOE, defienden sus intereses económicos y sociales, los sindicatos representan a los trabajadores y deben defender los intereses laborales y sociales de éstos.

Francisco dijo...

Es sospechoso que Alberto Núñez Feijoó consiga que los sindicatos mayoritarios lo apoyen en políticas retrógadas y claramente de derechas. Ya lo ha hecho en otros ámbitos como cuando fue Presidente de Correos y consiguió que éstos firmasen el 1º Convenio de la Sociedad Estatal S.A. con el beneplácito y firmando claúsulas claramente vulneradoras de derechos de los trabajadores, como les ha reconocido a éstos, los que han recurrido, el Tribunal Supremo seis años después. Se habían vulnerado derechos fundamentales de los trabajadores en base al artículo 14 de la Constitución Española.

Raquel dijo...

¿ Cómo puede ser que los sindicatos, de raíces de izquierdas, comprometidos socialmente con los trabajadores lleguen a Pactos en contra de los intereses de a quienes representan de buena fe con un Partido que prioriza el enriquecimiento empresarial?. ¿Es que, en los tiempos que corren acaso no tienen Asesorías jurídicas preparadas y conocedoras de toda la legislación española?. Y además lo que está claro es que los responsables sindicales, por encima de los intereses políticos han de primar los laborales y sociales de los trabajadores, que son los que han depositado su confianza en ellos. Lo que debe quedar claro es que lo primero son la responsabilidad y la lealtad hacia los de uno.

Chicha dijo...

Los partidos son responsables de los incumplimientos de las empresas, no se plantean exigir estas cosas y despues quieren contar con los trabajadores cuando acuden a las urnas.

Cada vez son más las personas que se dan la vuelta cuando aparece un político porque hay muchas contradicciones, antes de estos traten de exigir cumplir las normas de salud laboral, serán los trabajores y los ciudadanos los que les pongan a ellos en la calle.

En las elecciones hay que ver con mucho mimo los nombres de las personas que van en las listas y sacarles los trapos sucios, a ellos y a quienes aparezcan pidiendo el voto. Pues son muchas las cosas que tienen que aclarar. Ahora con internte es posible poner fuera de juego a quienes están riendose de la gente

María dijo...

Ya no vale decir que Alberto Núñez Feijoó engaña. Sí puede engañar a los ciudadanos y que éstos le voten. Pero engañar a los representantes de los colectivos es cosa de dos, y los sindicatos han entrado en contradicción con sus principios rectores y han dispuesto sin responsabilidad de derechos consolidados hace muchos años. O Núñez Feijoó es un brujo, un encantador de serpientes o algo está fallando. Está claro que lo que toca el Presidente de la Xunta lo deshace, pero lo que es penoso es que sea avalado, como se ha dicho en algún caso, por sindicatos y de poder, que tienen los medios para conocer el fin último de ese señor y las consecuencias para los trabajadores.

Ana dijo...

Si se le deja hacer, en la línea que va, a Galicia no la reconoce ni su padre. Está destrozando, en el poquito tiempo que lleva de Presidente de la Xunta, el sistema de garantías públicas, con excusas falsas de rentabilidad. Y como es muy falso siempre por el método del consenso, porque así si los demás lo firman, quedarán comprometidos incluso con sus propios principios siendo contrarios, a los de él. Es un estratega, chapucero y patoso. No tiene ni el crédito político de Fraga y está peligrosamente a su derecha. Y lo que es peor, lo que deja es una ruina irrecuperable, me refiero a su gestión empresarial.

Emilio dijo...

Si desde todos esos años que dices los empresarios no han cumplido el ahorro que les haya supuesto tiene que haber sido enorme. Siempre se ahorra a costa del trabajador. Cuántos accidentes mortales se podrían haber evitado.

Mirón dijo...

El actual gobierno socialista tiene la oportunidad, fácil, de hacer algo importante en la cobertura de los derechos de prevención de riesgos laborales. Empezar por sus empresas y hacer cumplir la ley sin disculpas a todo el mundo.

La Inspección de Trabajo tiene que actuar y dejarse de paños calientes. No es su función dar conferencias, deben hacer inspección

Julián dijo...

De nada vale tener leyes progresistas que mejoran las condiciones en el trabajo, si estas no se cumplen y las Autoridades no ejercen un efctivo control del cumplimiento de las mismas.

Pilar dijo...

Está claro que en lo laboral hay un estancamiento, los sindicatos están volviendo al panorama social, es normal que se refuerzen y planten cara a la patronal que a través del principal partido de la derecha, el PP, intenta modificar planteamientos sustanciales de la relación laboral, reformas drásticas como el despido libre, ampliación de la jornada laboral,etc.

Irache dijo...

TE RECUERDO AMANDA esta vigente todos los días, porque sigue muriendo gente inutilmente, por falta de sensibilidad de todas y todos.

El trabajador es llamado a colaborar en la prevención, lo dicen en las campañas como queriendo dar la sensación de falta la colaboración de los trabajadores.

La mejor manera de colaborar en la concienciación es denunciando a quienes incumplen las normas de seguridad, destrás alguien lo está pasando mal, incluso algunos están en peligro de muerte.

Pero denunciar supone poner a funcionar a las inspecciones, debemos sacar a relucir lo que pasa cuendo se sanciona a unos y se hace la vista gorda sobre otros. Eso también hay que denunciarlo y cesar inmediatamente al responsable de los inspectores que da conferencias y se le ofrecen trabajos por entendido cuando hace esas cosas, demostrables

Luis dijo...

Es una realidad tapada. A veces parece no tener importancia que se mueran obreros trabajando o que día tras día mucha gente vaya perdiendo facultades por la mala práctica de los empresarios en sus empresas.

Francisco dijo...

Muchas empresas están en pelotas, no tienen ni idea, estos temas han sido secundarios.

Las autoridades tienen que mojarse

Viki dijo...

Me gusta esa canción cantada por Joan Baez, mi padre dice que la cantó pero a mi y a mis amigos nos gusta un montón, hemos accedido y nos gustan otras que canta esa señora, creo que sus letras están en vigor ahora mismo.

Motivas chica

bruja dijo...

Lo que están haciendo algunos en empresas del estado de espaldas a la salud de los trabajadores, no ocurre en ninguna parte.

Ahora les da por contratar a Inspectores de Trabajo para responsables de Recursos Humanos y dan un resultado pésimo. En las empresas hay que valorar la iniciativa no el que se suponga que debe saber porque a la vista esta que no son buenos.

Marisa dijo...

Sí las Inspecciones de Trabajo tienen mucha culpa, pero también los sindicatos que juegan a hacer política, la de quedar bien. En 14 años no se han escuchado sus reivindicaciones en cuanto a la PREVENCIÓN DE RIESGOS EN LAS EMPRESAS. Cuando ha sido un tema reivindicado desde principios de la democracia, una vez que tenemos la Ley, NO SE EXIGE.

Manuel dijo...

Me parece increíble que en todos esos años se haya pasado de la prevención en las empresas, cuando en los años 50 y 60 era algo tan nombrado por la siniestralidad laboral, y tan requerido por los sindicatos desde los principios de la Democracia, como necesario que se legislase sobre ello. Y no entiendo que los sindicatos, con la Ley en la mano, no la hayan reivindicado cuando tienen más medios que nadie, incluso de voz y prensa escrita.

Alex dijo...

La pregunta es ¿por qué?

Si se ha pedido como algo básico de los derechos de los trabajadores ¿por qué ahora tanto silencio?

Cada vez menos gente cree en los sindicatos. Ahorras dinero arreglando tus problemas por tu cuenta. Es lo que han conseguido

Carmen dijo...

¿y qué pasa con el margen de beneficio empresarial?,¿eso no es negociable?.

Gonzalo dijo...

La sociedad demanda una mejor organización de la jornada laboral, más rentable y solidaria.

Luis dijo...

Si la ley es de 1995, ¿se pondrá en marcha el siglo que viene?

Jacin y tertulianos dijo...

Tendrán que contratar expertos bien formados.

¿Cómo hay que llamar a un inspector o inspectora de trabajo (que se paso a la empresa) que ha descuidado la prevención de riesgos laborales, incumpliendo las leyes, que ha firmado cláusulas contractuales laborales contrarias al principio de igualdad consagrado en la Constitución?

¿Es una persona digna?

Jorge Montenegro dijo...

Los ESPECIALISTAS médicos están hartos de que su trabajo no sea tenido en cuenta a la hora de la prevención de riesgos laborales...¿por qué?....

Rita dijo...

Me gusta la canción. Sigue muriendo gente

Fátima dijo...

Prevencion es poner medios y atender a quienes tienen problemas para adaptarse.

Son muchos los que se ponen medallas pero no hay nada. La gente ya no es tonta, hay que ver las cosas