28 marzo 2009

72. Vigo, su gobierno, la ETEA, las peleas...

En Vigo, la ciudadanía podría entender que el pacto de gobierno entre el PSOE y el BNG ya está roto.

Que el BNG desde el principio decida no secundar los planes para la antigua ETEA (Escuela de Trasmisiones y Electrónica de la Armada), en base a que, previamente, veía con claridad la inexistencia de garantías de financiación por parte de Zona Franca, no tendría que verse como una deslealtad con el gobierno al que pertenece en sociedad con el PSOE. Otra cosa es que, ciertas medidas, si quieren plantearse como gobierno municipal, sin duda alguna han de ser tratadas previamente por dicho gobierno municipal, no únicamente por una parte de la sociedad política que forma tal gobierno.

No podemos olvidar que el PSOE y el BNG son dos partidos diferentes, con sus propias bases y que cada uno comparece -ha comparecido- ante la ciudadanía pidiendo el voto independientemente.

Un pacto de gobierno, no es una coalición electoral, ni tampoco una fusión de partidos e ideales.

Si realmente pretenden gobernar juntos, deberán depurar diferencias en el ámbito de lo pactado. Habrán de ser conscientes los unos y los otros que la única posibilidad que tienen el BNG y el PSOE, actualmente, para gobernar en Vigo y en Galicia, es entendiéndose.

No entenderse, finalmente supone dejar el gobierno en manos de Corina Porro, la que quiso ser alcaldesa y obtuvo un numero muy elevado de votos, sin duda alguna.

El Teniente-Alcalde de la ciudad de Vigo, lleva razón cuando dice: "en la unión que tenemos, lo de Font cae en algo en lo que ni yo, ni el alcalde queremos", en un claro mensaje hacia el portavoz socialista Carlos López Font, para que entienda que una cosa es el PSOE y otra distinta Vigo.

Los integrantes del pacto de gobierno de Vigo, lejos de confundir con manifestaciones fuera de su ámbito, deberán dar cuentas de sus compromisos de gobierno ante los ciudadanos primero y después ante sus propios partidos, democráticamente.

¿Cómo pueden congeniar con sus socios, quienes resuelven sus propias diferencias internas a cachetes y patadas?

Los socialistas y los nacionalistas gallegos, no tienen que aparentar ser un mismo partido, lo que han de ser es un mismo gobierno.

Un paseo relajado por las instalaciones de la antigua ETEA, hace reflexionar a cualquier ciudadano sobre la acertada idea, impulsiva, del Alcalde Abel Caballero, quien ha dado un paso decisivo, sumando intereses para Vigo. ¿Acaso no es positiva la ciudad del mar?.

Dejar ahora paralizado el proyecto, es una deslealtad con Vigo, ciudad que ha sido objeto, históricamente de trato desigual, la última el pírrico apoyo al empresariado automovilístico. Posiblemente las cosas deban hacerse así, a base de impulso.

Con problemas evidentes, la actuación del Alcalde ha estado cargada, descaradamente, de buenas intenciones hacia los vigueses.

Lo demás, ¡ya se verá!

Salvo mejor parecer

Baldo

27 marzo 2009

71. Luis Pérez Capitán, el nuevo Director de RRHH en Correos, ¡si quiere, puede!

¿Se abren las ventanas en Correos y Telégrafos?, ¿entrará por fin aire fresco?.

El nuevo Director de Recursos Humanos de Correos, parece entrar con pisada firme y con buenas maneras. La intención de crear un verdadero departamento de salud laboral y prevención de riesgos en forma, podría ser el primer gran paso para el cambio.

Luis Pérez Capitán, ha llegado muy recientemente para hacerse cargo de la responsabilidad en los Recursos Humanos de la mayor empresa del Estado, una sociedad mercantil que ha estado, hasta la fecha, dominada por prepotentes amparados en el "poder", de espaldas al buen hacer, negados absolutamente a introducir los necesarios cambios, han primando la falta de respeto y la mala fe.

¡Cambios, cambios!, decía un docto y comprometido progresista a un político de alto nivel entre los socialistas, refiriéndose a la sencilla solución de los problemas de Correos. Pero, si los cambios se producen muy lentamente, el efecto es precisamente el contrario. Correos ha sido siempre un objeto experimental, la avanzadilla de las relaciones laborales emanadas del Gobierno en su dirección como Administración-empresario. Llegados a tan amplio nivel de liberalización, cuando se ha constituido en una mercantil de pleno, la lentitud en los cambios, podría ser una muestra clara de la falta de capacidad gestora del Gobierno de turno, ¡no valen las disculpas!

Empezar por la salud, siempre que los cambios estén dirigidos a los destinatarios de la misma, es algo loable y que le va a proporcionar un voto de confianza realmente importante al señor Pérez Capitán.

Un humilde y contundente diseño de prevención de riesgos con un responsable experto en prevención de riesgos, en la cabecera de cada zona territorial de la empresa, es un buen comienzo.

Seguir sin pausa, con los cambios, como si de un solo acto se tratare, sería la solución a los infundados desatinos llevados a cabo, hasta ahora mismo, por gente sin preparación, con mala fe y prepotentes, que vienen actuando de manera torticera, con el "¡es así porque lo digo yo!" por delante, con actuaciones incomprensiblemente contrarias al derecho, de espaldas al interés general, con mentiras, falseando incluso sus propias atribuciones y competencias, encubriendo y dando amparo a quienes contrarían las leyes. Gente que habrá de quedar fuera.

Es hora de hacer un pequeño esfuerzo por la consolidación del empleo y la armonización de las condiciones específicas del personal con relación jurídica laboral, colectivo que está llamado a ser la base humana de la empresa. Asimismo, conviene un decidido empeño por introducir las merecidas buenas maneras hacia el personal funcionario, permitiéndose una salida formal incentivada profesionalmente para el colectivo que ha sido la columna vertebral de la imagen sólida y respetada de lo que hoy quiere ser una empresa moderna.

Sí, ¡cambios!

Cosas sencillas, cuya solución está en manos de Luis Pérez Capitán. ¡Si quiere, puede!

Salvo mejor parecer

02 marzo 2009

70. Abel Caballero y Pepe Blanco, ¿han perdido las elecciones con Touriño?

Abel Caballero, socialista, Alcalde de Vigo, por mor de la coalición con el BNG, decía hoy a preguntas de los periodistas: "Yo no me he presentado a las elecciones de Galicia, no tengo manifestaciones que hacer respecto de los resultados electorales". Una vez más, y ya son muchas, el Alcalde socialista descuida los detalles. El resultado electoral de ayer, es un aviso en alta voz, un toque de atención a Abel Caballero, en sus modales para con el BNG, una respuesta de los ciudadanos.

No se presentaba a las elecciones, cierto, pero recorrió la ciudad entregando bolsas del PSOE por los portales; trajo a Vigo Ministras para recorrer un par de calles; hizo promesas mil sobre las consecuciones e inminentes concesiones de todo para Vigo, justamente en período electoral; acompañó al candidato en visitas a lugares que durante cuatro años no formaron parte de los gustos del Presidente, hoy en funciones; participó activamente con su imagen de Alcalde socialista, lo cual no está mal. Ahora, manifiesta no tener nada que decir de los resultados electorales, porque él no se ha presentado a las elecciones.

Han dejado de votar al PSOE muchos miles de ciudadanos.

En la ciudad de Vigo, el triunfo es de Corina, la que quiso ser alcaldesa.

¡Se descuidan los detalles!

Pena, es una pena oír a Pepe Blanco, justo después de conocerse el resultado de las elecciones en Galicia, decir: "los compañeros del partido en Galicia han sufrido una derrota y los socialistas de España nos solidarizamos con ellos".

Verdaderamente, los socialistas gallegos sufrieron una derrota, pero es la misma derrota que ha sufrido Pepe Blanco Vicesecretario General del PSOE, que ha sido integrante de la campaña electoral en primera persona, ¿diría lo mismo Blanco si el resultado hubiera sido positivo?, ¿acaso, no tiene nada que ver con los nombramientos en las ejecutivas de Galicia?.

¿No recuerdan su actuación con Miguel Barros Puente, socialista honrado que se fue al sentirse utilizado, entre otros parece ser, por Pepe Blanco?. Miguel Barros, ha sido el medio de que dispuso, en su día, el PSOE a solicitud de la ejecutiva estatal para un acercamiento a los nacionalistas del BNG, tras la caótica experiencia en la Alcaldía de Vigo, con el juez Ventura Pérez Mariño, Barros abandonó frustrado las filas socialistas, abrumado por las continuas injerencias de la ahora dimitida dirección gallega y del entonces secretario de organización del PSOE estatal.

Miguel Barros pudo haber sido traicionado.

Faro de Vigo titulaba aquellos hechos como "Crónica de un largo desengaño".

Quizá Pepe Blanco deba ir pensando en el fracaso continuado de su política en su propia tierra.

En Galicia, el resultado electoral ha sido también un varapalo a Touriño. Las elecciones gallegas han supuesto la dimisión de Emilio Pérez Touriño, en pura lógica, quien ha asumido la responsabilidad de no alcanzar los resultados necesarios que le pudieran haber llevado a repetir gobierno.

Las previsiones de alcanzar junto con el BNG los 40 ó 41 escaños, se han quedado muy cortas, a cinco puntos concretamente, suponiendo un duro tirón de orejas de la ciudadanía a la coalición de izquierdas. Es más, no vale la apreciación de que la abstención beneficia a la derecha, la participación ha sido tremenda. La derrota es clara.

Los ciudadanos de izquierda no muestran gran pesar por lo ocurrido, porque en el fondo la gente sabía, sabíamos que no se estaban haciendo bien las cosas. Quizá no se estén haciendo bien las cosas.

Salvo mejor parecer

Baldo