20 febrero 2010

¿Tiene límites la justicia universal?

"Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras, una esparcida frente de mundiales cabellos, cubierta de horizontes, barcos y cordilleras, con arena y con nieve, tú eres uno de aquellos." 

Este poema de Miguel Hernández muy bien pudiera ser el reflejo de la calidad humana y profesional del Juez Baltasar Garzón.

Un juez progresista, vocacional, comprometido con el espíritu de la ley, la justicia.

Porque justicia es la protección de las víctimas, la garantía institucional de los derechos humanos, y que va más allá del simple compromiso de intenciones. Justicia, que recogen la Declaración de Derechos Humanos y la Convención de Ginebra.

Y no es justo que quien atiende a las peticiones de las víctimas se convierta en otra víctima.

Cuando es precisamente quien a instancias de familiares desaparecidos durante la contienda civil, a causa de la represión franquista, el juez que con valor ha recogido esas demandas para darles una respuesta procesal que humanamente no prescribe.

Y da veracidad de la buena fe y de la ética jurídica con la que ha instruído el proceso penal, que no ha limitado los derechos de nadie, sino que ha velado por los de aquellos que vieron su dignidad violentada y que hablan por boca de sus familiares, por aquellos que no pueden ni pudieron defenderse en un estrado, con todas las garantías jurídicas de las leyes que les hubieran  asegurado un juicio justo.

Desde el respeto debido al orden normativo, al Tribunal Supremo, al Juez Luciano Varela que inició la instrucción penal contra el Juez Baltasar Garzón, como ciudadana libre de pensamiento y de opinión, manifiesto que no se puede obviar que, precisamente, esta causa es a instancias de asociaciones que representan postulados ideológicos del franquismo, y que gracias al Estado de derecho y democrático tienen su espacio como asociaciones en la sociedad española, porque se les respeta su libertad de credo y opinión, oportunidad que no tuvieron las víctimas de la represión, sólo por pensar diferente.

También debería de ser tenido en cuenta que el Ministerio Fiscal, garantía de la legalidad y la imparcialidad,  se opuso a la instrucción de la causa contra Garzón.

La Ley de la Memoria Histórica del 2007, amplía derechos a favor de quienes sufrieron persecución o violencia durante la  guerra civil y la Dictadura, y completa así la tarea que, desde inicios de nuestra democracia, se ha ido promulgando a través de diversos decretos y leyes específicas, para intentar paliar las penalidades de aquellos que fueron represaliados, desaparecidos, enterrados en fosas comunes.

Al Juez Baltasar Garzón, comprometido con todas aquellas causas que son crímenes contra la humanidad, implacable en la persecución del terrorismo, que pudiere haber actuado adecuada o inadecuadamente desde un punto de vista técnicamente jurídico, cuestionable y cuestionado, no se le puede negar que lo legitiman sus valores, su profunda creencia en los derechos humanos, en las libertades y en los principios que han inspirado el Estado de derecho, fundamento de nuestra Constitución.

Un juez que pone la técnica jurídica al servicio de los ciudadanos, implicándose y conmoviéndose con las injusticias, como ha de ser un  juez que procure lo justo y dar a cada uno lo que se merece. Ese es el verdadero sentido de la justicia.

Con todo mi respeto y admiración.

Por Dolores Sánchez Monclova

17 comentarios:

Leandro dijo...

La propia sociedad está siendo injusta con él

Salvador de Madariaga dijo...

La Justicia con mayusculas que muchos anhelamos es que se haga realidad porque nos sentimos indefensos ante los más fuertes o poderosos.En tiempos de crisis como los que vivimos actualmente las injusticias se multipican en gran medida.Por todo ello se quiere no solamente un juez Garzón sino decenas de ellos que sean sensibles y hagan de la Justicia el valor más universal del humanismo

Fermín dijo...

A Garzón le quieres, algunos, mal por envídia y porque no se casa con nadie. Es un hombre bueno

María dijo...

Garzón es un hombre comprometido.

Geli dijo...

Sí, por la justicia, por la verdera justicia.

Ha llegado el momento de la modernización de la Justicia en España y de que también quienes juzgan, cumplan las Leyes y sean sometidos a la justicia, cuando así deba ser.

Es hora también de que no existan distinto tipos de ciudadanos y de que no se pueda encubrir a ladrones, mentiros y falsos, que actuán en nombre de las Administraciones, de empresas públicas y del propio Estado.

Como escribió Garzón:

UN MUNDO SIN MIEDO

Juan dijo...

La democracia tiene que reforzarse, todos los días, defender la independencia de las instituciones, porque siempre los intolerantes, los enemigos de las libertades ponen en peligro la estabilidad de nuestro sistema.

Lina dijo...

A sabiendas de que existen personajes que a diario incumplen las normas en las Administraciones Públicas,deberían exisir medios para sacarlos a la luz y eliminarlos de todo función pública.

Aquellos que hayan firmado o manipulado ilicitamente cuestiones públicas (documentos, ordenes, pagos, licencias, etc) sin diponer de autorización, deben ser reirados de lo público y pagar ante los ciudadanos pero, también hay que involucrar a quienes les amparan.

Santiago dijo...

¿ A quién molesta Garzón ?, a quien no le interesa que la verdad salga a la luz. Porque él no ha removido heridas, sólo a atendido a peticiones lícitas, todo el mundo tiene derecho a saber dónde están enterrados sus seres queridos.

Joana dijo...

Tendría que haber más jueces como Garzón, comprometidos con los ciudadanos, con sus derechos y con las libertades.

Justo dijo...

Esas asociaciones se mueven con más libertad en la democracia, que por sus principios ellos mismos dejarían hacer a nadie, los mandarían al paredón.

Ramiro dijo...

Los poderosos no quieren que la justicia se meta en sus asuntos y si es necesario intentan comprar a los juzgadores; parece ser que a veces lo consiguen

Ramón dijo...

Desgraciadamente, los enemigos de las libertades y de los derechos civiles tienen tentáculos poderosos, y,a veces,llegan dónde quieren.La democracia es un patrimonio a proteger por todos los españoles de bien.

Inés dijo...

Somos muchos los que admiramos y respetamos al juez Garzón. ¿no deberíamos empezar a usar Internet y las redes sociales para hacer oir nuestra voz en su defensa?

Loli dijo...

La rectitud,de una parte,y la calidad personal de Baltasar Garzón bien lo merecen.

Ana dijo...

Es muy injusto

Baldo dijo...

Sí, debería hacer algo la gente que le aprecia y que está con él.

Es un juez que trata de hacer realidad un mundo sin miedo.

Gerardo dijo...

Las personas buenas, decentes, que respetan la libertad de pensamiento, que creen en los derechos humanos, están vulnerables, son los enemigos, la envidia, la intolerancia, la difamación.