17 abril 2010

Sixto Heredia, Presidente de Correos, ¿quién paga los gastos de los empleados enfermos?

Sí, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, establece como un derecho del trabajador lo que viene a ser el deber del empresario, respecto de la protección y la garantía de la seguridad y salud de los trabajadores a su servicio, en todos los aspectos relacionados con el trabajo, quiere ello decir que la integridad física del trabajador está en manos del empresario, respecto de la relación laboral que ambos ostentan.

El actual Gobierno de José Luis Rodriguez Zapatero parece haberse comprometido en materia de salud laboral y, para ello no ceja en su empeño de recomendar a los empresarios que adopten medidas tendentes a la mejora de las condiciones de trabajo. Es grato oir hablar de buenas intenciones,  tras quince años de la entrada en vigor de la normativa, tras infinidad de documentos, protocolos, jornadas y un sin fin de actos que llenan los espacios de palabras y palabras, al tiempo que siguen muriendo trabajadores y continúan produciéndose enfermedades como consecuencia de una inadecuada adaptación de la condiciones de trabajo.

Ahora bien, no todos los empresarios son incumplidores, un número importante trata de hacer las cosas bien y dedica tiempo y recursos a cumplir la norma. Desde este espacio, hemos venido fijándonos de manera muy especial en el empresario que se rie de la normativa en materia de prevención de riesgos labores, cuando se trata de una empresa del Estado y, ello por tratarse de una desvergüenza intolerable, que unos gestores pagados por todos, hagan caso omiso de la ley, malgastando el dinero de todos; haciendo gala de prepotencia frente a los empresarios civiles, que asumen riesgos y son asistidos de gestores que se juegan sus cargos.

Todos hemos asistido en alguna ocasión, a algún evento en el que algún "experto", muchas veces de profesión inspector de trabajo, se esmera en explicar la grandeza de la normativa en materia de prevención de riesgos laborales, haciendo que sus palabras inunden la sala, de sentido común, al tiempo que, en algunos asistentes despierta una sensación de malestar ante la hipócrita actitud del conferenciante, quién minutos despues atraviesa calles, entra en locales, participa de la vida y observa incumplimientos mil, haciendo la vista gorda, sin ningún tipo de intervención directa. En honor a la verdad, sí debo añadir que, al lado de esos parlantes, hay otros, la mayoría, buenos y buenas profesionales, del cuerpo de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (inspectores y subinspectores) que hacen una labor formidable e imprescindible, pragmática y comprometida, no centrada en conferencias y cuchipandas.

También, en una ocasión, he tenido la oportunidad de oir hablar al tiempo de constatar hechos, en un acto promulgado por empresarios, en el que un conferenciante, Fiscal Superior de Galicia, hizo una disertación en materia de prevención en relación con la responsabilidad penal, clara y firme, muy práctica en contraposición a los planteamientos teóricos, en un foro empresarial muy destacado, integrante de un sector de gran conflictividad, sobretodo en epocas de negociación colectiva, el metal.

A veces, dada la desfachatez de algunos gestores al servicio de empresas públicas, en nuestras denuncias nos referimos al Gobierno, cuando, lo cierto es que son esos gestores, directamente, responsables de sus actuaciones por decirlo y contemplarlo expresamente así la ley, pero caemos en el error de dirigir la protesta pública, ante quienes han depositado la confianza en personas de excasa valía, desleales.

Así, desgraciadamente, como contraste, una vez más tenemos que referirnos a la nefasta actuación de la Sociedad Estatal, Correos y Telégrafos, Sociedad Anónima; empresa que no consigue consolidar un equipo gestor en materia de relaciones laborales, que tenga el suficiente coraje para dar una solución airosa al amplio colectivo de empleados, que sufren los caprichos de algunos mandos prepotentes, totalmente negados al diálogo, la deliberación, el debate, el encuentro y el consenso. Personas de mal talante, acostumbrados al -yo mando- desconocedores profundos de la realidad de su propia empresa pero, amparados en ella, escondidos tras la fuerza del Estado, al cual flaco favor le están haciendo y, consecuentemente dejando a la altura del betún al Ministro de tutela y al Gobierno.

Consecutivamente, en sendos artículos de Berretum, aludíamos al fracaso de los gestores de Correos y Telégrafos en materia de salud laboral y, lo hacíamos primero respecto del gran número de bajas por enfermedad que, venía a delatar una mala actuación en prevención; después nos centrábamos en la inconsecuente solución que han encontrado, haciéndo uso del "poder especial" de que disponen, obligando a la reincorporación de los enfermos, sin mediar alta médica, valiéndose de un informe elaborado por tres médicos a las órdenes de la casa, en el cual no especifican, ni explican la contradicción técnica respecto del facultativo asistencial que mantiene de baja al empleado. Una imposición desleal con la empresa y con el Estado.

Justamente, tratando de aparentar no estar estafando al Estado, en una actuación relámpago se ponen manos a la obra, elaboran un escrito carente de todo sentido, en su propio contenido, justificándose ante los propios trabajadores, que son conocedores de la realidad, que presencian atónitos el desconcierto, quienes reciben, junto con la nómina de abril de 2010, un comunicado firmado por el Director de Recursos Humanos, Don Luis Pérez Capitán diciendo que hace prevención, con lo que, con sus excusas, tapando a sus predecesores sin necesidad, lejos de convencer, reafirma el abandono del colectivo de Correos y Telégrafos de España, en materia de salud laboral, "excusatio non petita, accusatio manifiesta" - excusa no pedida, manifiesta acusación; "dum excusare credis, accusas" - creyendo excusarte, te acusas, al querer evitar una falta, se agrava por disculparla.

Por ello, a Don Sixto Heredia, Presidente de Correos, responsable por ley del buen fin de la empresa así como, de la integridad física de sus trabajadores, tenemos que exigirle la inmediata solución al desaguisado que está produciendo en la misma. Recordarle al "gestor" responsable que, obligar a reincorporarse a los empleados enfermos, sin mediar alta médica, supone responsabilizarse de su integridad física, no sólo en base a la prevención de riesgos laborales, que también, debiendo al efecto actuarse en la adecuación de las condiciones laborales sin demora, sinó y sobretodo en todo lo que suponga la situación patológica en la que estaba el empleado convaleciente al tiempo de disponer su reincorporación, lo cual incluye la oportuna asistencia sanitaria y la medicación.

Pretender que, los empleados enfermos reincorporados a la fuerza, se sirvan de sus propios médicos asistenciales, costeándose sus gastos en medicamentos con cargo al sistema público de salud, resulta una estafa al Estado y sus ciudadanos, ¿quién paga sus gastos?. Sr. Heredia, si has dispuesto su reincorporación habrás de hacerte cargo, ineludiblemente de su salud e integridad, de toda la asistencia sanitaria, con sus gastos incluso farmaceuticos.

Tú y no otros, habrás de responder directamente, en base al texto de la ley respecto de los titulares de la entidades públicas empresariales, a quienes es de aplicación al desempeño de sus funciones: "a) la responsabilidad profesional, personal y directa por la gestión desarrollada". Así habrá de ser.

Salvo mejor parecer.

Baldo

21 comentarios:

Lina dijo...

Se pasan la prevención por el forro de la chaqueta, estan haciendo cosas corriendo para que parezca que cumplen. El Perez Capitan menudo descaro

Cesareo dijo...

Una cosa es empezar de cero, que es lo que está haciendo, y otra tapar y encubrir a los funcionarios fraudulentos que han venido actuando en la Provincia de Pontevedra, a los chanchullos de papeles de la Médica de Correos de Pontevedra, y a las citaciones en falso que hacía el Jefe de Económico administrativos, que firmaba como " Jefe Provincial ", sin serlo, en las Licencias de los funcionarios, que son documentos públicos, muy grave. Grave si lo desconoce y más grave aun si sabe de estos hechos y no actúa consecuentemente, denunciando públicamente y a través de los Organos de dirección de la empresa, que tienen capacidad legal otorgada por documento público, con capacidad y responsabilidad y que pertenecen a la Administración del Estado.

Simón dijo...

Pérez Capital no puede permitirse poner en cuestión la Prevención de riesgos laborales en una Empresa Pública, máxime si son sujetos particulares de esa Empresa, quien a título personal, han actuado vulnerando la normativa, tanto de prevención como en materia de funcionarios. Sí sabe quienes son debe actuar, el que calla por omisión de su deber, acaba siendo consentidor.

Diego dijo...

Sixto Heredia debe limpiar Correos y Telégrafos de indeseables, de igual manera que se sanciona a otros funcionarios, como carteros que vulneran la ley, y con delitos menores, debe de limpiar de los que están arriba, en los mandos, ahí no deben valer acuerdos. El que delinque debe estar fuera,la corrupción no puede afectar a una empresa pública sin coste. El mínimo siempre será depurar responsabilidades, que en este caso serán y son personales. La empresa pública ha de ser símbolo y ejemplo de transparencia ante la sociedad y los ciudadanos.

Mario dijo...

Desde luego es vergonzoso, el nivel de corrupción que haya en lo público nos deja indefensos a los ciudadanos y a los trabajadores y funcionarios ante individuos carentes de ética y profesionalidad.

Vea dijo...

El hombre no puede con los carcas prehistóricos que tiene en Madrid, haciendo cosas tan raras como dar asuntos personales conforme al EBEP a unas provincias y a otras no.

Juana dijo...

Tienen en todo el Estado a la gente equivocada y asi no conseguirán nada, a finales de año será de risa

Julio dijo...

Hay que pedir que respondan personalmente

Laura dijo...

Todos quieren ser JEFES, se ponen titulo de jefe para todo. Los que saben algo dicen que los que ponen jefe al lado de su cargo es porque no son nadie, los que verdaderamente tienen algún mando en Correos se llaman DIRECTORES lo demás es una manera de que se sientan motivados los "pobrecillos".

¿Qué me dices de los que se hacían pasar por jefes y no lo eran?, aquí hablamos mucho del que robó dinero y sigue estando en convocatorias de concursos falsos y haciendo cosas raras y que como no tiene poder, se dedica a entregar papeles donde pone: ADJUNTO LE REMITO UN ESCRITO QUE LE ENVIA A USTED TAL SEÑOR", parece una broma, en tiempos en los que las comunicaciones son directas incluso al segundo a través de la red, el acomplejado y otros, se dedican a acompañar los escritos que vienen de cualquiera que tiene mando y uno hace un acompañamiento y otro hace otro y al final seis o siete para hacer llegar un escrito que puede llegar desde el primero; seguro que se mira en el espejo y piensa que es Ministro

Maribel dijo...

Yo creí que al ladrón ese lo habían cesado.

¿Habiendo falsificado documentos públicos aún lo tienen ahí?

Menuda imagen, que asco

Paula dijo...

Esa actuación de los médicos pagados por Correos, sin acompañar en que puntos concretos discrepan, es ilegal

Manuel dijo...

Mantener a un ladrón en Correos de Pontevedra es una vergüenza para la empresa y para los políticos. Es algo repulsivo

Mercedes dijo...

Es cieto, si les obligan a volver al trabajo tienen que hacerse cargo de la situación de los enfermos y pagar los gastos de los médicos que les atiendan y de los medicamentos.

No les queda otro remedio, porque entonces tendremos que enfrentarlos con los ciudadanos.

Han perdido los papeles dando una orden general de reincorporación, lo que demuestra que no tienen PREVENCIÓN DE RIESGOS, solo dan golpes de efecto.

Tienen a personas trabajando a minimos, es fraude al Estado, hay que vigilarlos

Javier (Baiona) dijo...

Quizas si ALBERTO NUÑEZ FEIJOO estuviera en Correos y Telégrafos, no consentiría que hubiera un ladrón en Correos de Pontevedra porque fijaros lo que dice de la corrupción:

Feijóo dejó claro que la Fiscalía debe investigar este caso hasta el final “queremos un juicio y una sentencia, `porque en política no todos somos iguales” y aseguró que los militantes populares “no se merecen que unos pocos manchen su ilusión y su confianza en la política”.

En el PSOE permiten que gente sucia decida en las empresas del Estado y firme documentos públicos sin potestades, y continúan decidiendo con antecedentes de falsificación documental. Si se mira un poco, todavía aparecen algunas cosas en Correos de Pontevedra, como convocar y crear una sección falsificando la conovocatoria y algunas cosas más que pudieran tener que ver con dinero.

Jacinto dijo...

¿Quién ha puesto en esa responsabilidad a esos gestores que hacen mal las cosas a costa del Estado y de los Españoles?

Rover dijo...

Si estuviera Manuel Fraga, que aborrece a los corruptos, y sino mirad como habla del Camps, ese que decís de Pontevedra, el que falsificó documentos públicos e hizo malversación de fondos públicos y estafa ya no estaría ni en Pontevedra, ni en Correos y más si tenía sentencia condenatoria de lo Penal. No entiendo que se le pueda mantener y menos que esté de jefe de algo. A ver si está encubriendo a otros que estén por encima de él, como en el caso Gurtel. El Ministro de Fomento debería investigar y depurar a esta Empresa Pública.

Julio dijo...

Sí y creo que también es grave que el nuevo director de Recursos Humanos de Correos, Pérez Capitán y el Presidente de Correos son conocedores de esas circunstancias y de que , con posterioridad a esa Sentencia,ese funcionario firmó otros documentos públicos sin estar autorizado por la Administración para hacerlo. ¿somos todos iguales ante la ley?, ¿Hay transparencia en la gestión como empresa pública en Correos de Pontevedra. ¿ Porqué mantiene la Administración a un señor manifiestamente corrupto, falsificador, estafador, demostrado en juicio, y no lo expulsa para ejemplo público?,o lo relega a meterlo en el trastero desprovisto como se le hace a un militar degradado por deshonesto y desprovisto de galones.

Matías dijo...

Sí en el PP tienen su caso Gurtel, pero no son los que están gobernando, y éstos han de velar por la transparencia de las empresas públicas y la limpieza de los funcionarios que trabajan en ellas, hay que sacar las manzanas podridas o éstas acaban pudriendo el sistema. La corrupción sino se para y se llega a " arreglitos " es porque tiene que haber más implicados y, muchas veces son gente de peso pesado.

Anónimo dijo...

¿ Y qué hacen los sindicatos, que saben de esas andanzas, y no han exigido en años el control de la salud y la prevención de riesgos laborales ?, alguno, más de uno, ha hecho la vista gorda, y ha obtenido prebendas, colocar un hijito, un hermanito, una amiguita.............

Suso dijo...

Menudo asco, y que haya gente que robe un pollo para comer y lo metan en la cárcel, y con ese confeso se haya llegado a un acuerdo y se le mantenga en su trabajo público. Esto huele a podrido, y luego mucho hablar del caso Gurtel, cuyos fondos no eran públicos como en el caso del malversador confeso de caudales públicos

Andrés dijo...

Es injusto lo que hacen con los trabajadores y trabajadoras enfermos.

Son personas