26 junio 2010

Alternativa para un avance en las políticas sociales

Uno de los retos de las políticas progresistas de bienestar en Galicia es que, incluso, en tiempos de crisis, las políticas sociales continúen siendo pilares protagonistas del compromiso, de la calidad de vida de aquellas personas que, por sus especiales características y situaciones, necesitan del apoyo y garantía de actuaciones desde la responsabilidad de la Administración Pública.

Estamos convencidos que nuestra sociedad tiene una responsabilidad hacia esos colectivos, y han de ser asumidos en base a la solidaridad, la no discriminación económica, la igualdad de oportunidades en el acceso a los recursos, y es obvio que desde el ámbito privado el acceso a los medios y garantías es patrimonio de los que disponen de rentas elevadas.

Por ello creemos que, desde el Estado de Derecho, las personas mayores, los jóvenes y los discapacitados, han de estar amparados con políticas consecuentes, generadoras de mejoras en las condiciones de vida de las personas con un mayor riesgo de exclusión social.

Tenemos que encontrar, desde la innovación, buscando un verdadero bienestar social y de progreso, fórmulas que nos marquen ámbitos de convivencia entre colectivos diferentes, pero que a la vez son complementarios. Mejorando las infraestructuras, con más cohesión humana y una responsable gestión financiera.

La "humanización" en esos centros es fundamental. Y debe ser a través de la integración en la vida  del centro y de éste con el resto de su comunidad.

La creación de Centros Mixtos podrían formar parte de la infraestructura, partiendo de la Ley de Dependencia; éstos centros experimentales "mixtos", podrían ser de dos tipos; unos, acoger a personas mayores y a jóvenes;  otros, a  personas capacitadas y discapacitadas.

Se podrían refundir, en un futuro inmediato, aquellos centros que ya existen, para una mayor integración y eficacia, supondría también un importante ahorro, en este período de crisis, siempre pensando en la sostenibilidad de futuro.

Promover, estimular un mayor grado de compromiso e implicación de las personas capacitadas y de los jóvenes en tareas de relación, cooperación con las personas discapacitadas y con los mayores, es desde luego, defender activamente y en la práctica, desde el compromiso y la solidaridad, lo que diferencia a los que gobiernan y gestionan, desde la responsabilidad política, el progreso equitativo, y la educación en valores de una sociedad y de un país.

Por Dolores Sánchez Monclova

6 comentarios:

Marga dijo...

Esa si que es una buena idea, las politicas sociales pensadas para la sociedad real, no para la sociedad electoral.

Manuel dijo...

Bonita tu si que vales y tienes clase, sabes callar aunque te agredan los que no saben mucho

Esperanza dijo...

La idea es formidable.

Están haciéndose ya experiencias en materia de relaciones intergeneracionales pero el planteamiento de los centros mixtos es muy bueno, en especial los de mayores y jovenes.

Me gusta

María dijo...

Te puedo asegurar que funciona, lo se

Raúl dijo...

Pues si que resulta llamativo y práctico lo que propones

Benito dijo...

Es un ahorro y deberían ser transferidos a los Ayuntamientos como ha hecho La Coruña