25 septiembre 2010

Zapatero defiende los derechos por la igualdad. Aquí cabemos todos

En este tema es clara la sensibilidad desde el Gobierno de Zapatero con los pueblos marginados, se ha actuado por la integración real, y va más allá de nuestras fronteras; con el apoyo incluso económico a otras culturas, consolidando proyectos comunes por la diversidad y por el desarrollo, y participando del compromiso por la mejora de la calidad de vida integral, como parte de principios y valores de la izquierda demócrata y en lo personal.

La línea de lo políticamente correcto, juega muchas veces malas pasadas, sobre todo cuando somos espejo público de lo que puede parecer contradictorio. No es contradictorio cumplir la ley, y en eso todos los ciudadanos habremos de ser iguales.

Otra cuestión muy diferente es la discriminación irracional, la persecución del débil, del pobre, del inculto, del que tiene una suerte peor por raza, por medios o por no ser la cultura oficial. Y, en esto hay que hablar claro, Zapatero es consecuente con lo que defiende, las políticas de integración están en marcha, y en absoluto ha mermado su compromiso personal y solidario con los más desfavorecidos, porque sabe que es el verdadero progreso para un país y para el resto del mundo.

Políticas en las que todos debemos de ser consecuentes, no hay que mirar para otros, hemos de ver qué es lo que podemos hacer y hacerlo, desde nuestros  pensamientos, ideas  o principios,  y no hay que mirar para otros pueblos cuando en nuestra comunidad cercana, nuestro pueblo o ciudad sabemos, somos conscientes de la marginalidad en la que viven nuestros vecinos, de las dificultades y carencias por las que pasan día tras día, es aquí en lo próximo donde nuestro compromiso y apoyo es más real, a las familias, a las mujeres, a los ancianos, a los enfermos.

Las políticas son la expresión de los valores y los principios de las mujeres y hombres que nos representan, pero también son las definiciones personales de cada uno de nosotros, lo que ven los demás es lo que somos y hacemos, no se puede mantener la ficción mucho tiempo, nuestros actos son tan importantes como nuestras palabras.

Rotundamente no, es la respuesta a quienes prentenden insinuar que Zapatero no tiene en cuenta a los gitanos. En España, con el actual Presidente, los gitanos son los primeros en saber que no son diferentes. La pregunta bien podría hacérsele a otros y ver si son capaces de hablar con claridad, ya no sólo respecto de los gitanos.

Por Dolores Sánchez Monclova

9 comentarios:

Manuela dijo...

Zapatero está haciendo cosas que son buenas para la mayoría y con ello sabe que pierde popularidad. Está ejerciendo de Presidente

Luis dijo...

Zapatero estaba más guapo calladito que echando una mano al francesito

Andrés dijo...

El Presidente no ha hecho bien las cosas y Blanco está dando muy poco la cara, por si le parten desde su propio partido

Pepe dijo...

Si que fixo cousas e estan aprobando leis de calado, pero meteu a pata facendollela pelota ao Presidente Francés. A Alianza de Civilizacións tamén compre facela eiqui

María José dijo...

Tienes razón Dolores, ha hecho cosas muy interesantes, las está haciendo aún pero falla en las más elementales las sencillas

Maribel dijo...

Me parece muy bien y estoy de acuerdo pero noto falta de libertad, es muy raro lo que pasa entre los socialistas

Antía dijo...

Sí es cierto. Al PSOE le sobra en la actualidad la O de Obrero. Hay tanto desde el Gobierno a través de algunos Ministros " raros " de tendencia NEOLIBERAL, como a través de agrupaciones locales, en algunos dirigentes, en ejecutivas locales, provinciales, y de ámbito regional, personajes de retrato liberal-conservador, unos fáciles de descubrir, y otros no tanto. Camuflados entre verdaderos socialistas de pensamiento y obra, díficiles de combatir por los militantes, ya que cuentan con apoyos de personas con intereses personales, favores familiares, y otros de pocos principios y formación, todo esto junto es un revulsivo díficil, en principio, y que poco a poco va hundiendo al Partido Socialista que fundó Pablo Iglesias, que si hoy viviera se avergonzaría de lo que se ve.
Hay algún dirigente local que se mofa de propios y extraños, utilizando a los compañeros con descaro, y humillarlos o vilipendiarlos sin verguenza ninguna, porque se cree que está por encima de todo, fatuo y presuntuoso hombrecito, de pies de barro, cuya fuerza radica en el apoyo de la plebe de quien se mofa. Y a quienes es fácil contentar con " ya se que estás trabajando mucho ", o " tenemos que quedar a tomar un café ". Esto último se lo dice a todos, claro porque le cuesta lo mismo decir una cosa que la contraria.

Julia dijo...

Estoy de acuerdo con Antía, en el ámbito local hay un personaje, que se delata con la sonrisa, falso y mentiroso. No es socialista aunque milite en un partido que se llama socialista, que se lo pregunten a Alfonso Guerra.

Ese paletillo que cree tener apoyo, no es bueno para el PSOE aunque algunos se resignen a decir que por lo menos hay un partido y se controla el Ayuntamiento. Es un error, no se controla nada, todo está en el aire, ni siquiera existe sintonía con los socios que tienen los pies más en el suelo y una base social más real.

Suscribo todo lo que dice Antía

Carmen dijo...

No me gusta nada Sarkozy,creo que es un prepotente impresentable y patético. Tras su imagen de moderno, que le quieren dar con su esposa, vestida a la antigua, queriendo parecer sobria parece lo mismo que él, salidos de un cuadro esperpéntico. Creo que nosotros tenemos bastante mejor imagen en nuestro Presidente y esposa, incluso personal y de humildad, que los que representan a Francia, Alemania e incluso al Reino Unido.