13 enero 2010

El Alcalde de Vigo, llama a la ciudadanía en defensa de la continuidad de Caixanova

El Alcalde de Vigo, pide a los ciudadanos le acompañen en su defensa de los intereses de la ciudad.

Abel Caballero, exige al PP de Galicia y sobretodo de Vigo, que explique con claridad, las razones de su apoyo a la fusión, en detrimento de Caixanova que incluye el traslado de la toma de decisiones fuera de la ciudad olívica, siendo la Caja que mejores resultados ofrece.

Se calienta el debate sobre la fusión de las Cajas de Ahorros, en la comunidad gallega. En Vigo los ciudadanos, no ven bien una fusión impuesta sin razonamientos lógicos, pero falta el empuje político necesario para que con conocimiento de causa, se produzca la verdadera reacción ciudadana al respecto.

Caixanova acaba de aportar datos sobre su liquidez total para afrontar sus compromisos holgadamente.

La fusión que pretende impulsar el Presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, podría suponer un fracaso, y en consecuencia arrastrar a una entidad saneada, como Caixanova, a un destino indefinido, sin razón de peso para ello.

La pregunta de la calle es: ¿por qué no mantener a Caixanova como entidad gallega de ahorro, respetando su sede y titularidad?

Todo el grupo de Caixa Galicia ha tenido unos resultados, peores, de los que ha obtenido, Caixanova en solitatio, sin contar con sus entidades filiales y participadas. Este dato ha de ser fundamental para una sosegada reflexión.

Caixanova, aún siendo más pequeña, ha tenido unos resultados en torno al 29% superiores a Caixa Galicia.

El Bloque Nacionalista Galego, BNG, exige a Núñez Feijoo que adopte la decisión por la fusión sin vacilaciones. Muchos ciudadanos, incluidos militantes, con mal sabor de boca, se preguntan por qué el BNG sin vacilaciones, no habla claro a la ciudadanía, sobretodo a la del Sur de Galicia, y explica con decisión y valentía, las razones para la fusión y la imposición de ubicar la sede en el Norte de Galicia, en detrimento de Vigo, sede de la Caja con mejores resultados económicos y con fuerte arraigo en su ámbito territorial, dado su conocido compromiso con los ciudadanos, a través de su Obra Social.

El Alcalde de Vigo, en solitario, pide a los vigueses, una reflexión calmada pero firme, en defensa de la Caja del Sur de Galicia, hace un llamamiento a la cordura y al sentido común en base a la fortaleza y a la contrastada liquidez total de Caixanova.

Baldo

07 enero 2010

Discapacidad frente a minusvalía


La adaptación de la terminología, respecto de la definición de las restricciones y limitaciones en la capacidad de las personas en su actividad, más acorde con el criterio de la Organización Mundial de la Salud, y en conformidad a la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud, viene a suponer algo más que la erradicación del término despectivo y peyorativo "minusvalía".

Desde el pasado 27 de diciembre ha entrado en vigor el Real Decreto que actualiza el procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de minusvalía, cuya norma básica, data del año 1999.

Por tanto, cambia el concepto de minusvalía pasando a denominarse DISCAPACIDAD y al mismo tiempo, lo que hasta ahora era la Discapacidad pasa a ser llamada LIMITACIONES EN LA ACTIVIDAD. Consecuentemente, el grado de minusvalía es grado de discapacidad y lo que venía siendo grado de discapacidad es ahora grado de Limitaciones en la actividad.

El término DISCAPACIDAD, en la letra del nuevo Real Decrero, se refiere ahora al genérico que incluye déficits, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación.

El grado de limitaciones en la actividad, son las limitaciones que un individuo puede tener para realizar actividades, expresadas en porcentaje. Una "limitación en la actividad" abarca desde una desviación leve hasta una grave, en términos de cantidad y calidad, en la realización de la actividad, comparándola con la manera, extensión o intensidad en que se espera que la realizará una persona sin esa condición de salud.

Todo ello supone un cambio importante, no solo en la terminología, es un cambio sustancial a la hora de definir las "Limitaciones en la actividad" de las personas respecto de su integridad social pero, es de importancia sobretodo en el ámbito laboral, en el cual hasta la fecha se daban situaciones complicadas, al darse un calificativo genérico a la hora de ponderar la adecuación de una patología respecto de las tareas a desempeñar en el puesto de trabajo habitual. La modificación operada, ahora vigente, viene a establecer una definición concreta al centrarse en las limitaciones en la actividad, graduando dichas limitaciones en base a porcentajes, en términos de cantidad y calidad.

Se evitan así, los inconvenientes que la propia Inspección de Trabajo planteaba a la hora de definir una situación en la que se encontraba un trabajador, que no era declarado discapacitado total para su profesión habitual, sin embargo presentaba limitaciones en la actividad, incluso del 90%, de las tareas propias del puesto de trabajo habitual, pero no se le declaraba discapacitado al realizarse una medida de carácter genérico, sin concretarse las limitaciones orgánicas y funcionales que le diferenciaban de otra persona, trabajador, sin esa condición de salud.

Un paso cualificado, sin duda alguna.

Salvo mejor parecer

Baldo