24 febrero 2010

Pepe Blanco tiene un bache en Correos

El Ministro de Fomento, posiblemente hizo vista gorda respecto de lo que pasa en la mayor empresa del Estado por el número de trabajadores.

Correos y Telégrafos, S.A. tiene 67.000 empleados, ahora que ha tomado la iniciativa, parece ser, de poner todo en su sitio, dentro de su Departamento, él, habrá de ser el primero en dar explicaciones a cuestiones muy elementales que, pueden traer consecuencias de gran calado. La salud de los trabajadores, el atropello a los derechos fundamentales.

En su ámbito, la prevención de riesgos ha sido y es cero.

En la prensa hoy, se resalta la situación de un trabajador que debe valerse de muletas al que la empresa, Correos, le denegó la baja por enfermedad, en contra del criterio de los médicos asistenciales y a quién le obliga, Correos, a repartir paquetes.

La cuestión se multiplica por todo el territorio del Estado, a saber:

-A otro empleado, le obliga la empresa a hacer carga y descarga sin que se tenga en cuenta su patología limitativa.

-Como ejemplo de gestión nefasta, por decisión de Correos, un empleado realiza tareas resultando incompatibles sus principales funciones del puesto de trabajo habitual, reconocido por la propia empresa en 2007, con limitación en la actividad habitual del 90%, con alta en concepto de -posible incapacidad permanente- desde el 2008, ejerciendo sólo el 10%, incluso menos, de las tareas habituales del puesto,sin finalizar el proceso, sin mediar intervención.

-Los cerebros de Correos, mantienen en reparto a pie a una persona, con secuelas de antecedente de accidente de trabajo en moto de Correos y que en la actualidad estaba de baja por otro accidente de trabajo en Correos, siéndole retirada, por la empresa, la licencia por enfermedad.

-Otro empleado se ha accidentado en Correos, larga duración, en tareas de carga y descarga que no le corresponden a su puesto de trabajo, pero que se vio obligado a realizar al recibir una orden por escrito de un "encargado" que carece de competencias y atribuciones para dar ese tipo de órdenes, por suponer un modificación sustancial de condiciones laborales, en este caso en el ámbito administrativo.

-Asimismo, se ordenan cambios de circunstancias que requieren de condiciones físicas específicas, sin el más mínimo rigor, sin mediar ningún control.

- El médico que coordina desde Madrid la prevención de riesgos laborales de Correos, en todo el ámbito de la empresa, peninsular e insular, ejerce y "compatibiliza" como médico privado en su clínica en Madrid, en donde es susceptible atienda a empleados trabajadores y trabajadoras asociados a entidades colaboradoras de MUFACE, ejerce asimismo como asesor en materia de concesión de licencias por enfermedad en Correos y, para rizar más el rizo, forma parte de un "tribunal médico central", creado por la propia empresa Correos, para decidir retirar una baja por enfermedad, en contra del criterio de los médicos asistenciales de los trabajadores (médicos asistenciales pertenecientes a endidades colaboradoras de MUFACE, como aquella a la que él mismo también pertenece). La última conocida del referido -TRIBUNAL- (¿?), resultó ser que discrepan pero no dicen en qué, ni de qué, ni hacen mención a cual documentación médica poseen al respecto para discrepar de ella, ni de donde la han sacado. No contestan, tan sólo se limitan a decir que discrepan, que retiran la licencia y que el trabajador debe reincorporarse a su puesto, por considerar ellos a distancia que está apto para el trabajo. Esto ocurre en un Estado social y democrático de Derecho, se consiente gobernando un partido progresista.

¡Un bache que le traerá consecuencias inesperadas a Pepe Blanco!, la cuerda romperá por donde no tiene previsto, no podrá decir que no conocía tales extremos.

Son muchas las ocasiones en las que hemos dicho que no se hacían bien las cosas en esta empresa, la cual tiene el cien por cien del capital propiedad del Estado. El control de su gestión le corresponde a quien ostenta el Gobierno en cada momento.

Hemos denunciado la malversación de fondos públicos y falsificación documental de personas que después de la fechoría fueron colocados en puestos de más responsabilidad y que siguen en la actualidad.


Hicimos pública la tremenda torpeza de permitir durante años que personas sin atribuciones y sin competencias administrativas firmaran documentos administrativos, incluidas licencias por enfermedad, resultando ser algunos reincidentes de usurpación de atribuciones y falsificación documental. Hicimos mención a las contradicciones y mentiras, nada menos que del Subdirector de Gestión de Personal. Sacamos a la luz papeles en los que el actual Presidente de Correos, Don Sixto Heredia reconoce expresamente que, los sevicios médicos de Correos de Pontevedra, han operado durante años, sin poseer autorización administrativa, "...es cierto que los servicios médicos de Correos de Pontevedra carecen en la actualidad de autorización administrativa de funcionamiento", dijo en febrero de 2009.

¿Grave, no?.

Con la llegada del nuevo Ministro, Pepe Blanco, se nombró un nuevo Director de Recursos Humanos, el Sr. Pérez Capitán, algunos, no todos, pusimos las esperanzas en alguien que habiendo sido presentado como especialista en prevención de riesgos laborales, daría solución al desaguisado existente en la gran empresa del Estado. ¡No ha habido suerte!

La situación ha empeorado, el flamante "Director de Recursos Humanos" ha resultado ser humo.

El "especialista" ha hecho una reestructuración en materia de Prevención que resulta ser más de lo mismo, un organigrama sin contenido real en los centros de trabajo, un reparto de libros para formación a distancia que consiste en. "Léase eso, conteste el test adjunto y recuerde que de no hacerlo se le puede sancionar, conforme a la Ley de Prevención de Riesgos Laborales..."

Años y años sin cumplir la normativa sobre Salud Laboral y ahora, de un plumazo, en plan chulesco le quiere dar carpetazo, con la lectura de un librillo genérico que no se adapta a las condiciones especificas de los puestos de trabajo, advirtiendo y amenazando de sanción conforme a la Ley que ellos incumplen.

El Sr. Capitán es un mago de la prevención de riesgos laborales, decían poco los que le catalogaron de especialista en tal materia, se quedaron cortas sus propias afirmaciones en diversos foros e incluso en sus escritos. ¡Como cambian las cosas cuando uno se pasa al otro lado!, ¿verdad?. Son algunos, capaces de cargarse todo el valor invertido, para intentar sacarse del medio un problema muy gordo, de mucha envergadura, que trata de la salud de muchos miles de personas.

El Tribunal Superior de Justicia de Valencia se lamenta, en una sentencia, que exista tanto fraude en una empresa del Estado, refiriéndose a Correos y Telégrafos, que se está viendo obligada a indemnizar a muchos trabajadores y trabajadoras contratadas, por incumplimiento del derecho constitucional de igualdad.

Lo dicho, Pepe Blanco tiene un bache en Correos, un agujero en materia de salud de los trabajadores.

Salvo mejor parecer

Baldo

20 febrero 2010

¿Tiene límites la justicia universal?

"Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras, una esparcida frente de mundiales cabellos, cubierta de horizontes, barcos y cordilleras, con arena y con nieve, tú eres uno de aquellos." 

Este poema de Miguel Hernández muy bien pudiera ser el reflejo de la calidad humana y profesional del Juez Baltasar Garzón.

Un juez progresista, vocacional, comprometido con el espíritu de la ley, la justicia.

Porque justicia es la protección de las víctimas, la garantía institucional de los derechos humanos, y que va más allá del simple compromiso de intenciones. Justicia, que recogen la Declaración de Derechos Humanos y la Convención de Ginebra.

Y no es justo que quien atiende a las peticiones de las víctimas se convierta en otra víctima.

Cuando es precisamente quien a instancias de familiares desaparecidos durante la contienda civil, a causa de la represión franquista, el juez que con valor ha recogido esas demandas para darles una respuesta procesal que humanamente no prescribe.

Y da veracidad de la buena fe y de la ética jurídica con la que ha instruído el proceso penal, que no ha limitado los derechos de nadie, sino que ha velado por los de aquellos que vieron su dignidad violentada y que hablan por boca de sus familiares, por aquellos que no pueden ni pudieron defenderse en un estrado, con todas las garantías jurídicas de las leyes que les hubieran  asegurado un juicio justo.

Desde el respeto debido al orden normativo, al Tribunal Supremo, al Juez Luciano Varela que inició la instrucción penal contra el Juez Baltasar Garzón, como ciudadana libre de pensamiento y de opinión, manifiesto que no se puede obviar que, precisamente, esta causa es a instancias de asociaciones que representan postulados ideológicos del franquismo, y que gracias al Estado de derecho y democrático tienen su espacio como asociaciones en la sociedad española, porque se les respeta su libertad de credo y opinión, oportunidad que no tuvieron las víctimas de la represión, sólo por pensar diferente.

También debería de ser tenido en cuenta que el Ministerio Fiscal, garantía de la legalidad y la imparcialidad,  se opuso a la instrucción de la causa contra Garzón.

La Ley de la Memoria Histórica del 2007, amplía derechos a favor de quienes sufrieron persecución o violencia durante la  guerra civil y la Dictadura, y completa así la tarea que, desde inicios de nuestra democracia, se ha ido promulgando a través de diversos decretos y leyes específicas, para intentar paliar las penalidades de aquellos que fueron represaliados, desaparecidos, enterrados en fosas comunes.

Al Juez Baltasar Garzón, comprometido con todas aquellas causas que son crímenes contra la humanidad, implacable en la persecución del terrorismo, que pudiere haber actuado adecuada o inadecuadamente desde un punto de vista técnicamente jurídico, cuestionable y cuestionado, no se le puede negar que lo legitiman sus valores, su profunda creencia en los derechos humanos, en las libertades y en los principios que han inspirado el Estado de derecho, fundamento de nuestra Constitución.

Un juez que pone la técnica jurídica al servicio de los ciudadanos, implicándose y conmoviéndose con las injusticias, como ha de ser un  juez que procure lo justo y dar a cada uno lo que se merece. Ese es el verdadero sentido de la justicia.

Con todo mi respeto y admiración.

Por Dolores Sánchez Monclova

19 febrero 2010

La figura de Pepe Blanco, Ministro de Fomento, es clave...


Todo va cogiendo un color y este está resultando ser sano, ello es así por más que algunos se empeñen en hacerlo ver todo negro, insalubre y perdido.

La oposición en su ánimo de mantener tensa la cuerda se ha metido en un callejón sin salida, sin mensaje cara a un compromiso con la solución de los problemas reales que vive el país, dando una imagen de tosca prepotencia que no es bien vista por los ciudadanos, incluso por los de derechas de toda la vida.

El problema de fondo que, desde este humilde lugar se viene manifestando con insistencia, no es otro que la lentitud con que lleva a cabo las medidas el Presidente del Gobierno.

Decía al acabar enero: "Las cuestiones internas del país, en momentos tan especiales de la negociación social, adolecen de cierta seriedad en lo que a los gobernantes se refiere, quienes se limitan a dar pinchazos, antes icluso, de que los interlocutores hagan sus planteamientos básicos, para iniciar el debate, entre los que serán en definitiva los destinatarios de la negociación. Un juego peligroso, que podría provocar un reacción no deseada con consecuencias nefastas para el partido que obstenta el liderazgo del Estado".

Dicho y hecho, la reacción ha sido rotunda; los ciudadanos no estan conformes con una ampliación de la edad de jubilación y mucho menos con la ampliación del período mínimo de cotización.

A los sindicatos mayoritarios, que han estado ciertamente dormidos durante un largo período, ahora, todavía se les ve lentos, no en plantar cara, que si lo están haciendo con mucha cordura y madurez, sino en el mensaje poco claro que están haciendo llegar a los trabajadores, temerosos estos ante una difícil situación que no acaba de mostrar su punto final, ante un panorama político lleno de incertidumbre en parte real, en parte provocada por la insolidaridad de cierto sector económico y, sobretodo, ante la nefasta posición adoptada por el Partido Popular que está queriendo trasmitir a la sociedad, la idea de que habrá de ser el Gobierno en solitario quién de una salida a la crisis económica, como si éste fuera el único causante de la misma. La táctica es errónea.

Mientras tanto, aunque lento, el Gobierno si va poniendo ladrillo sobre ladrillo para construir un resistente muro y eso no puede negarse.

La figura de Pepe Blanco, Ministro de Fomento, es clave en momentos en los que parte de la plantilla, con el Presidente al frente, debe estar pendiente también de los quehaceres en la Unión Europea y lo es, porque la ciudadanía empieza a considerarlo como persona grata al margen de su representación política y lo es, también, porque es el Vicesecretario General del Partido Socialista Obrero Español.

La criticada, no sin razón, Comisión para lograr un pacto de Estado contra la crisis, dejaría de serlo tanto, si fuera otro el ritmo, menos lento, más dinámico y claro, transparente.

Salvo mejor parecer

Baldo

05 febrero 2010

Caixanova se quiere quedar

La polémica creada tanto desde las instituciones políticas autónomicas de la Xunta de Galicia, como locales, en este caso el PP y el Bloque Nacionalista Galego, han tratado de crear confusionismo y caos en la opinión y el sentir de la ciudadanía.

Empecemos por el principio: La decisión del actual Presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo de fusionar las dos Cajas de la comunidad gallega, Caixanova y Caixagalicia, obedece a un criterio claramente partidista y de control político intervencionista y no a los intereses empresariales, económicos y sociales de las entidades financieras enunciadas, por lo menos no a los de una de ellas, ante la negativa de Caixanova a ser fusionada y absorbida por la otra entidad.

Desde el punto de vista empresarial, la fusión de ambas Cajas, como entidad financiera, a ninguna empresa en situación de solvencia, rentabilidad y sostenibilidad, incluso a medio y largo plazo, se le ocurriría la descabellada idea de fusionarse y asociarse con otra que tiene pérdidas importantes. Y, SI DADO EL CASO Y VALORANDO, PÉRDIDAS Y GANANCIAS, decidiese apostar por ello, lo haría en las mejores condiciones, es decir, saliendo del pacto en condiciones preferentes, dado que, en toda negociación, el mejor postor siempre es el que pone las condiciones más beneficiosas para él.

En este caso, no podemos obviar que Caixanova conforma una plataforma financiera, autónoma e independiente, no sólo a nivel local, importantísima, sino también en otras ciudades gallegas, incluso fuera de Galicia (con un 30% DEL TOTAL DE LAS OFICINAS DE LA ENTIDAD), con oficinas en la Unión Europea y en América; convirtiéndose en una de las cajas gallegas de ahorro más internacionales.

En el año 2007, la Reserva Federal norteamericana le otorgó la calificación de Branch Internacional, convirtiéndose en la primera Caja de Ahorros que obtiene esta autorización.

Teniendo en cuenta que opera con criterios económicos, básicamente, está en mejor disposición de poner sus condiciones y si hubiese decidido fusionarse, está claro, que hubiese optado por mantener su sede en Vigo, la localidad donde nació, ya que para su operatividad tanto local, como territorial, nacional e internacional, es evidente, no necesita cambiar su sede, cómo se pretende desde el Gobierno de Núñez Feijoo, actual Presidente de la Xunta.

Cuando habla el Presidente de Galicia y su partido de primar intereses comunes (galleguidad, más poder financiero gallego, etcétera), no se puede evitar que surja la crispación, ¿ Acaso  no es Vigo de Galicia?, ¿Acaso Caixanova no interviene en la estructura financiero-económica gallega, tanto en apoyo económico, asesoramiento, etcétera, de otras ciudades galegas?, ¿Acaso no interviene Caixanova en la captación de depósitos de los residentes de otras localidades fuera de Galicia, tanto nacionales como internacionales para REINVERTIRLOS en la economía de la Comunidad gallega y aumentar su crecimiento y fortaleza?

El compromiso de Caixanova lo es en varios ámbitos:

- Con el mundo empresarial, ofreciendo herramientas técnicas y apoyo, modernización de sistemas de producción, actualización de procesos de gestión y dirección, asesoramiento financiero y de formación (mejoras en cualificación del personal de la empresa)

También respalda a las empresas en procesos de internalización y apuesta por iniciativas empresariales tanto en creación de nuevas empresas como para elevar el valor añadido de las ya constituídas.

-Respondiendo a las demandas de la sociedad. Sus esfuerzos en Obra Social son importantes, creando infraestructura socio-cultural que se extiende por las principales poblaciones gallegas, llega a Portugal, creando sede institucional en Madrid.

Teniendo estos datos objetivos de operatividad, no tiene sentido cambiar la sede de localidad de origen, ya que funciona perfectamente desde donde está. Con autonomía pero con la imagen y sentimiento de la galleguidad, allá donde esté.

Son precisamente los que hablan de localismos, los que tienen intereses personales, partidistas, interesados, que trás una ambición de control político y financiero de la comunidad gallega, defienden  e imponen intereses claramente localistas. Los que. en apariencia, buscando el bien común de la comunidad gallega, las mejores condiciones de rentabilidad y garantías financieras, estando en precario, pretenden imponernos sus intereses claramente localistas.

¿Cómo es posible sino que desde la Xunta de Galicia se quiera beneficiar a unos gallegos, perjudicando a otros que, sí han demostrado sobradamente solvencia  y apoyo al crecimiento económico de nuestra comunidad?, ¿Cómo se puede entender esto, sino es fruto de un interés político de control de un partido, en este caso el PP y su representante en la Xunta, el Sr. Feijoo?.

¿Cómo puede representar, Núñez Feijoó, a todos los gallegos cuando pretende defender el localismo del Norte de Galicia en contra de los pueblos y ciudades del Sur?. No es otro sino él, quien provoca enfrentamiento y fractura en la sociedad gallega.

Por supuesto que los ciudadanos del sur apoyamos la decisión razonada y razonable de nuestra Caja, que es también de todos los gallegos, ya que se pretende, por la vía impositiva, perjudicarla y perjudicar también los intereses de todos los ciudadanos.

Caixanova es mucho más que una Caja, representa valores; valores que tenemos todos los ciudadanos gallegos desde el sur de Galicia, desde todos los ámbitos, que incluye la emprendedora ciudad de Vigo, arropada por una comarca evidentemente de trabajadores, empresarios y autónomos, que se ha hecho a sí misma a lo largo de años de intenso trabajo.

Una Caja que ha optado por el apoyo a colectivos que lo necesitaban, creando, sosteniendo y estimulando labores educativas y formadoras como las que se realizan en el Colegio Hogar, Escuela de Negocios, Centro Cultural. Creando centros de la Tercera Edad, apoyando el deporte de base, formando parte indispensable de muchas localidades, siendo un punto de referencia en el barrio, dando protagonismo a la ciudad.

Caixanova ha crecido con muchas generaciones de ciudadanos, ha tenido una fuerte iniciativa municipal en sus orígenes, con independencia y autonomía, como hasta ahora, apoyando el crecimiento económico, financiero, empresarial, cultural y social del sur de Galicia, sin dejar por ello, de fomentar los mismos valores en otros pueblos y ciudades gallegas, de fuera no sólo de Galicia, también de fuera de España, sin olvidar la seña de identidad y el orgullo de ser de Galicia.

Por Dolores Sánchez Monclova