26 febrero 2008

27. Jano bifronte...

La mistificación de las relaciones laborales en determinados ámbitos del sector público, reducto-búnker de lo indeseable, es
patente en estos tiempos.

Es moneda de uso común, con caracteres espúreos en determinadas materias, la presentación de posturas mixtas caracterizadas por la superposición de la regulación administrativa sobre la regulación civil básica, bajo la adopción de ropajes administrativos cuando se trata de actos con otro marcado y definido perfil. Bajo el paraguas de instituciones del estado, determinados elementos se comportan con un total desprecio e indiferencia por la legalidad y normativas vigente,
intentando dar imagen, incluso ante la judicatura, que son actos administrativos de los que se presupone su validez, eficacia e inmediatez.

Esta tesitura de empleador especial esta perdiendo fuelle por la acertada estrategia de abordaje, con éxitos ya constatados, con acciones de autodefensa con fundamentación jurídica que delimitan el carácter verdadero de las actuaciones, impropiamente disfrazadas y que por ello no resisten los embates con firmeza doctrinal y los foros jurídicos neutrales.

La distinción parte por :

Los fines, los agentes, las carencias de títulos habilitantes o reglamentaciones, la falta de marco regulatorio legal en cuanto encomiendas de gestión, inexistencia de contratos administrativos que regulen el carácter de concesionarios de servicios públicos, sin marco resolutorio ni potestades ejecutorias de supuestos actos administrativos sin título legal, intentando aparentar entes de la Administración cuando actúan como personas o entes jurídicos privados.

Trae causa el presente de una técnica maniquea fundente: Figurar ser Administración ante los Tribunales aún cuando se trate de personas jurídicas privadas pero no poder demostrarlo y disolverse en etéreos viales de escape y remisión a acuerdos de Consejos de Administración y
a la validez de tales acuerdos y de apoderamientos, suplantando la identidad de entes administrativos y amparándose en la celebración de contratos pecuniarios con los servicios jurídicos del estado y otros órganos estatales, a pesar de pronunciamientos de la Comisión Europea en contra de la utilización de plataformas públicas cuando se actúa en mercados de liberalización de servicios, anulatorios de privilegios de costes y de posturas de fuero especial y homogeneizadores de derechos e igualadores de oportunidades. Fuero Especial autoirrogado per se y contrario a la justicia y a los derechos laborales, buscando una amnistía, una suspensión o separación del mundo del derecho.

El pronunciamiento de los valedores de la Justicia, los jueces y tribunales, llegará en su momento, -que no está lejano-. Y será erga omnes.

Por Jaime Tornero

22 febrero 2008

26.Neminem laedere

¿Es el incumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales prueba fáctica generadora de responsabilidad contractual dimanante de contrato laboral o relación de servicios administrativa ( derivado de su carácter de acto condición ) a raíz de las obligaciones definidas
en el Código Civil?

¿O el ámbito especial por esencia es la jurisdicción laboral por causalidad?

En el ámbito extracontractual, la nota básica y definitoria de la responsabilidad radica sin duda en la producción de un daño, por acción, omisión o negligencia -culpa in vigilando-, que debe ser
objeto de reparación, sin que requiera la existencia de un vínculo obligatorio o relación jurídica alguna, entre el autor del daño y la víctima del mismo, a mayores si la hay -Art. 1902 C.C.-. Conlleva señalamiento de penas.

Consagrar el principio fundamental de la responsabilidad extracontractual establece que "el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado". Teoría de la responsabilidad -ilícito civil-.

El resultado dañoso para un tercero y la actuación culposa del agente son los presupuestos necesarios e ineludibles. Se generan derecho y obligación de resarcimiento derivados o generados por la relación de causalidad. Al producirse cualquier daño, el responsable, activo o pasivo del mismo, ha de indemnizar a la víctima.

Mutatis mutandis, ¿es extrapolable al ámbito de la responsabilidad contractual?, ¿se manifiesta jurídicamente en paralelo o solapadamente?

Expertos en la materia, conductores doctos de la doctrina jurídica como el titular de este blog o cuaderno de bitácora, asumen, desde una postura solipsista del derecho, que no se pueden cerrar
interpretaciones al efecto ósmosis de la responsabilidad, causalidad, conexión y consecuencia e imprescriptibilidad del laedere.

Los sectores más progresistas del mundo de la magistratura no han cerrado el debate ni la interpretación jurisprudencial de una nueva actitud más sincrética o ecléctica de los valores ultra vires de las relaciones laborales o administrativas de servicio, pues, in dubio pro operario, sólo y totalmente se trata de personas, de seres humanos, en toda e integral dimensión.

Por Jaime Tornero

21 febrero 2008

25.Qué menos que loar y aplaudir la iniciativa del Conselleiro de Traballo en Galicia

La creación y regulación del Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral por Ley Autonómica 14/2007, del 30 de octubre, con el carácter de organismo autónomo adscrito a la Consellería de Traballo de la Xunta de Galicia con rango jerárquico de Dirección Xeral presupone la adopción, a través de la implementación de un órgano administrativo, de una medida política de hondo cariz progresista, social y avanzado en el ámbito de las actuaciones sectoriales de prevención de riesgos, salud, seguridad e higiene laboral. Y la asunción de una reivindicación demandada por el avatar cotidiano en el mundo del trabajo.

Supone el paso y la migración, desde la administración laboral
autonómica, en forma de respuesta sólida y tangible a un escenario
moderno y profuso de leyes laborales, jurisprudencia varia, y pervivencia del carácter tuitivo del derecho socio-laboral, desde posturas sociales, con una actuación política definitoria de la praxis
y la impronta que se define desde un gobierno progresista autonómico en Galicia. Confróntese este hacer, la creación de órgano especializado ad hoc, con el laisser faire de los anteriores gobiernos conservadores, con el deshacer o inactividad imperante durante la larga noche de piedra de una más que sesquidécada, extensa en duración, parca en labor laboral.

Fácil deviene el intuir, el adivinar, la prospectiva definida y marcada por el a la sazón Presidente de la Xunta de Galicia Sr. Touriño y el Conselleiro de Traballo de la misma Don Ricardo Varela:

- Escenario y horizonte ampliado de derechos sociolaborales.

- Desarrollo de legislación derivada en materia de protección laboral.

- Implantación del Órgano Administrativo para la formulación y
ejecución de políticas de activas de prevención.

- Preparación del soporte y logística para la integración y modificación del inoperante ente de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, definido por esencia tautológicamente por su
obsolescencia, lentitud, inoperancia, ineficiencia, ineficacia, inefectividad, anomia, entropía y mediatización.

- Refundición del devaluado y periclitado sistema y marco de preservación de la salud socio-laboral: Comisiones provinciales, mutuas, inexistencia de fundación gallega de riesgos laborales, etc.

Se hace camino al andar, por buena senda.

Qué menos que loar y aplaudir la iniciativa de un Conselleiro que sí sabe lo que se trae entre manos, y que, con maneras exquisitas, crea las bases para un marco actualizado de relaciones laborales, más cercano a un modelo concertado y público, de corte europeo, que a otro de desregulación desprotectora de la parte más vulnerable en la relación laboral.

Supone, esta actuación, romper la dicotomía o disociación inspección sociolaboral reactiva versus estructura preventiva y protectora proveniente de la estructura reguladora y ejecutiva político-administrativa creada al efecto.

En el corto plazo se vislumbra una recuperación de las estructuras públicas que configuran un modelo proteccionista y avanzado, tutelante y garantista, de relaciones laborales y el marco del sistema de preservación de la salud de quienes intervienen en el mismo.

Recuérdese, en un pasado reciente la labor del ex-Conselleiro Sr. Martínez Losada introductor de programas y estructuras innovadoras en un campo autonómico yermo y vacío de regulaciones laborales.

Mucho trabajo y ardua e ingente labor queda por delante y por hacer en este campo.

Pregúntesele sino al Delegado Provincial de Traballo Sr. Borrajo en una difícil provincia a nivel de ámbito de la seguridad en el trabajo por mor de los sectores laborales proclives a los accidentes profesionales: Astilleros, automoción, portuarios, etc.

Por Jaime Tornero