22 agosto 2008

38. La prevención, factor fundamental para evitar accidentes

Todos nos hemos conmocionado con la noticia del accidente aéreo ocurrido en Madrid-Barajas, del avión de la compañía Spanair.

Dicen que se tardará meses en esclarecer las causas del suceso; pero mi opinión es que hay indicios, junto con la fatalidad, que pueden explicar lo sucedido, y creo que tienen que estar en las horas previas a la salida, cuando desde la cabina de mando se comunica a la terminal que hay un problema.

El esclarecer, con todas las consecuencias, que pasó, que medidas se tomaron, y si se tuvieron en cuenta todas las garantías de seguridad es primordial.

Antes que cualquier perdida económica, que se pueda valorar, está el garantizar la seguridad de las personas, no olvidemos que se trata de seres humanos, de sus familias, de que es un daño irrecuperable y que la vida de muchos ha sido sesgada en segundos. Habrá que afrontar la verdad, por muy dura que sea, y los responsables, si los ha habido, tendrán que responder, porque ante la más mínima duda, sabiendo que el error pueda causar una fatalidad de tal magnitud, es preferible mil veces que ese vuelo no salga, aun, a sabiendas de que habrá que asumir las protestas de los pasajeros que tendrán que esperar más tiempo en el aeropuerto o coger otro vuelo. La única forma que tienen los responsables de empresas de servicios aéreos de garantizar la seguridad al 100 por 100 es que se cumplan todas las medidas de control de mantenimiento de sus equipos previamente y con controles periódicos en los modelos más antiguos, porque, en contra de lo que se dice, estos modelos, como sucede con los coches, tienen un mayor riesgo de averías. Incluso si valoran la amortización, no es rentable el mantener en activo un avión cuya vida útil ha llegado a su fin, porque aunque puedan estimar que las indemnizaciones a pagar no supondrían para la compañía una pérdida mayor que el riesgo de mantenerlo, sí que puede ser catastrófica la imagen y el deterioro que para la continuidad de la empresa pudiese suponer, independientemente de que las causas del accidente pudiesen ser imputables a aquella. Ya sabemos que hay errores humanos, que intentando superar el dolor, todos podemos entender, pero no es lo mismo que estos sean por causa del incumplimiento de medidas de seguridad, de medidas preventivas que garanticen al máximo que el avión reúne todas las condiciones para seguir funcionando, que estos errores sean como consecuencia de las decisiones, a tomar por el piloto y copiloto una vez en vuelo y que, en todo caso, están, además de en la responsabilidad, en la pericia, la experiencia que es mucha en estos profesionales, que en caso de peligro además de sus conocimientos técnicos ponen el máximo interés, como personas, en evitar el siniestro. Pidamos y exijamos de nuestras autoridades, como ciudadanos, como familiares y como usuarios de los servicios de transporte aéreo que se extremen las garantías, en prevención de, en la medida de lo posible, salvedad de errores humanos imputables a las personas y no a las maquinas, no se produzcan hechos tan tristes como los acontecidos hace dos días en el aeropuerto de Barajas. Mi más profundo pesar por el dolor de sus familias a quienes, desde estas letras quiero decirles que mis sentimientos están junto a ellos, en sus oraciones.

Por Dolores Sánchez Monclova

20 agosto 2008

37. A la mejor persona que he conocido.

Un pequeño Gran Hombre me dijo hace muchos años: "sin esfuerzo no hay nada"

Hoy, después de tanto tiempo, cuando él ya ha desaparecido, comprendo el significado de sus sabias palabras. Llenas de verdad, de ilusión, de honradez, de lucha, de constancia y de soledad.

Tristemente también me he dado cuenta de que cada vez es más difícil, a pesar de que cada día hay más normas que controlan nuestras acciones dentro de la legalidad, de que cada día nuestros límites son más cortos muy a pesar de que tenemos más y más leyes y reglamentos, perfectos en su forma y fondo pero vacíos de contenido, si los hombres y mujeres que los tendrían que llevar a cabo carecen del "espíritu de la Ley". Cuando hablamos de "esfuerzo", "trabajo", "dedicación", sabemos que junto con la labor física e intelectual de la persona, si no hay una entrega, un credo en lo que se hace, por qué y para quién, entonces el esfuerzo será baldío.

¡Pidamos!, exijamos de nuestros gobernantes, integridad, buena fe y capacidad de trabajo para hacer frente, en responsabilidad con sus obligaciones. Procuremos ser indulgentes con sus errores que como personas, también pueden cometer, pero siempre que sus decisiones correctas o incorrectas las asuman en responsabilidad, no olvidándonos de que nuestros políticos son los "poetas de antaño", que nos traen ilusiones renovadas y que con sus pregones nos hacen creer en un mundo mejor para todos, más justo, con más oportunidades, donde se pueda prosperar por la valía de la persona, por su esfuerzo físico y su talento y no por su condición económica o por el país donde haya nacido.

A la mejor persona que he conocido. A mi padre.

Por Dolores Sánchez Monclova

16 agosto 2008

36. El efectivo impulso a la Inspección de Trabajo

(foto medalla de oro a la Inspección de Trabajo)

A veces la Inspección de Trabajo ve recortada su capacidad de control y supervisión porque tiene que esperar a que se produzca una sentencia judicial, para que se refuerce su acción.

Es imperioso, dotar a un órgano de tanta importancia en las relaciones laborales, de capacidad disuasoria ante quienes incumplen las leyes en materia de prevención de riesgos y salud en el trabajo.

La responsabilidad y la finalidad última de la Inspección de Trabajo no es hacer cumplir las sentencias, para eso están las ejecuciones judiciales dictadas por los jueces, corresponde a la Inspección velar por el cumplimiento estricto de las leyes reguladoras de los derechos y obligaciones de los empresarios y los trabajadores. Es especial velar por el cumplimiento de aquellas normas específicas que obligan a todas las empresas, incluida la Administración Pública, léase la obligación de tener muy importante documentación a disposición de las autoridades laboral y sanitaria (ver). Es una necesidad hacer cumplir la Ley de Prevención de Riesgos y el Reglamento de los Servicios de Prevención, en su fondo y en su forma.

El Ministerio de Trabajo que tutela a la Inspección Laboral en España, las autoridades autonómicas como la laboral en Galicia, Consellería de Traballo, que ha dado pasos importantes organizativamente en las formas, deberán todos, ejercer el efectivo impulso que sirva de medio real a la Inspección de Trabajo en aras de prestar un mejor servicio público a los ciudadanos y, en especial para controlar y garantizar los principios constitucionales a cumplir en materia de trabajo.

Por Dolores Sánchez Monclova

01 agosto 2008

35. Haciendo camino al andar

La inserción social plena de los colectivos de personas en situación de riesgo, exlusión y desventaja social, por origen, nacimiento, ambiente o circunstancias vitales es plena cuando se posibilita el acceso al trabajo o a ocupaciones que permitan el desarrollo y desenvolvimiento completo de las capacidades y aptitudes personales.

Un empresario del sector de la construcción ya fallecido, con abierta mentalidad social y progresista, me explicaba hace más de una década atrás, que todo las personas que habían trabajado con él estaban capacitadas para alguna función en un entorno de trabajo conjunto,
incluso facilitándoles y simplificándoles las tareas al resto del equipo; o limpiar herramientas, o pedido de material, o gestión del refrigerio para el descanso. Y por ello todos merecían la oportunidad de demostrar que son válidos, y tan valiosos como los demás.

Viene a colación, la disertación anterior, del Convenio - Programa de Promoción del Acceso al Empleo de colectivos desfavorecidos socialmente, implementado por la Consellería de Traballo de la Xunta de Galicia y financiado por la misma, a través de Empresas de Inserción Laboral.

Se está demostrando que los gobernantes con ideas y ganas van abriendo sendas de progresos y solidaridad, y haciendo camino al andar, pergeñando una ruta jalonada de medidas sociales entrelazadas. Quizá se pueda retornar en poco tiempo a aquel bienio dorado 1987/89 en la
Autonomía de Galicia en la que caminando juntas, en un ambiente de nítidas sinergias, las Consellerías de Traballo e Benestar Social, con un equipo sólido y técnico de Secretario Xeral, Directores Xerais y Delegados Provinciais capitaneado por el Conselleiro Sr. Martínez Losada se consiguieron homologar los sistemas de relaciones laborales, economía social y servicios sociales con los más avanzados del Estado español, tales como, Catalunya y Euskadi.

Pronto se verá también homogeneizado el sistema laboral autonómico con la petición formal de las competencias plenas en materia de Inspección de Trabajo y Seguridad Social, al igual que la comunidad autónoma catalana, por pura lógica de funcionamiento administrativo, coordinación, eficacia y operatividad. Incluso de formación y actuación homologables, tan necesarias.

Por Jaime Tornero