02 febrero 2009

62. Zapatero, su reacción honrada

Por todas partes se critica, todos hacemos conjeturas a la palabras del Presidente del Gobierno, respecto de su objetivo del pleno empleo manifestado en la campaña electoral que le llevó a revalidar el poder.

Lo cierto, es que sabemos todos que no puede tratarse de una promesa firme, el que un político ofrezca como fin principal la consecución del pleno empleo; sin duda alguna, se trata de un compromiso y de una intención leal conseguir ese objeto.

No pueden jugar limpio quienes pretendan dar a entender que José Luis Rodriguez Zapatero, se presentó a las elecciones prometiendo el pleno empleo y que no lo ha cumplido. Con plena seguridad, la ciudadanía hoy más que nunca sabe que el Presidente está a la altura de las circunstancias en esta materia. Sabe, sabemos los ciudadanos que, Zapatero ha hecho gestos muy importantes, ha dado pasos certeros y sobretodo comprobamos su humildad ante las dificultades, vemos con mucha frecuencia su reacción honrada, reconociendo los fallos cuando debe hacerlo.

¡Otra cosa, son algunos de los responsables que operan en las administraciones dependientes del Gobierno y en algunas empresas públicas!, ¿no?. Veamos, no puede ser de recibo consentir irregularidades y mantener en sus puestos de trabajo, a personas con antecedentes penales, ni a quienes, día a día, con su proceder contrario a la normativa causan daño a terceros. Resulta lamentable y frustrante que los responsables de las administraciones y de algunas empresas públicas, consientan tales irregularidades. Todo ello, en unos tiempos en los que todos los políticos quieren parecerse a Obama. Todo, en un país en el que su Presidente se está ganando a pulso una manera de hacer ciertamente cercana a la transparencia.

No puede molestar ver, salvo que la crítica venga de un ser cínico, que un Concejal de un Ayuntamiento gobernado por socialistas y nacionalistas, disponga incluir en su equipo, dentro de su gestión política a personas de su entorno, de su propio partido. No es eso bajo ningún concepto, disponer de puestos de la Administración en beneficio propio, es, por el contrario, claramente disponer del espacio político que los ciudadanos le han confiado para cumplir adecuadamente con el compromiso adquirido como Concejal. No puede pedírsele que eche mano de personas contrarias a su pensamiento y fines políticos.

Sí no obstante, hay que evitar y sacar del medio, cuanto antes, a otros personajes escurridizos "malas personas" que amparándose en un apadrinamiento, ejerciendo movimientos de despiste, afiliándose ex professo, faltando absolutamente y de plano a las más elementales normas de colaboración, con la sociedad o con sus "amigos", se colocan en puestos de la Administración enchufados, ayudados a costa de quienes sostienen, dentro y fuera, una idea, en los buenos y en los malos momentos. Son fáciles de detectar, nunca están para el trabajo político, siempre tienen algo urgente o una buena disculpa para marchar, no obstante disertan con fiereza y son muy críticos. Esa es la lacra que es necesario eliminar.

Luchar "por el pleno empleo" aunque utópico, es una gran causa. Utilizar el argumento de incumplimiento de una promesa para desmerecer a Zapatero, es injusto, incierto y muy vulgar.

Salvo mejor parecer

Baldo

8 comentarios:

Raquel dijo...

Siempre se dan casos en los ayuntamientos de quien,valiéndose de su madrina o padrino buscan colocarse sin haber hecho nada,sin mérito alguno más que buscando obtener beneficio para si mismo,en perjuicio del proyecto común y,en consecuencia de todos sus compañeros y de los demás ciudadanos,que no tienen la oportunidad de demostrar su valer.

Antonio dijo...

No es solo en los ayuntamientos, nosotros hemos tenido un compañero que creaba ambiente agresivo a su alrededor, siempre protestando, prepotente, faltón, un sinvergüenza que con otra compañera hacían las mil y una, tocaban a todo el mundo con tal de incordiar, utilizaron a gente buena. Ese super-funcionario un buen día se enchufó sin ningun otro merito que la geta, se libro de todo el mundo y no se acordo nunc amas de los que fastidio a diario, su colega sigue con su papel de chincheta interessada, que quiere tener derechos por encima de los que cuando menos tinen los mismos que ella.

Asco dan ese tipo de gusanos

Luis dijo...

Dejémonos de coñas, donde yo trabajo entró uno de esos, que va de autosufiente, es un enchufado y lo grave es que la gente pensará que los demás hemos entrado así de gorrones, cuando nosotros hemos pasado por concurso, con nuestros derechos, sin la ayudita de nadie. Estoy de acuerdo en que liquiden a este tipo de gente, son el verdadero cáncer del sistema.

Hacen mucho ruido pero nada, son paja y ocupan el lugar de quienes les corresponde por DERECHO. Que los echen

Anónimo dijo...

Vaya por Dios,habló la m....

Jesús dijo...

Tener ambición no es malo siempre y cuando se hagan las cosas con limpieza y no utilizando a otras personas para después dejarlas tiradas cuanndo le han dejado de servir,eso es lo más ruin que alguien puede hacer y demuestra lo peligroso que es alguien así.

Anónimo dijo...

Por desgracia, personajes así abundan por todos los lugares. Creo que lo dirigentes o responsables que están por encima de ellos deben tomar nota y echarlos lo más rápido posible para que el ambiente no se perturbe...

Magdalena dijo...

El escándalo del espionaje en el PP dentro de la Comunidad de Madrid es sinónimo de lo que aquí se dice.La ambición y la avaricia de personajes políticos dentro de un partido puede hacer que se cometan actos tan negativos dentro de un mismo partido como es el espiarse unos a otros.Es un cáncer que corroe las bases más elementales del compañerismo,del buen hacer y de salud mental y pública de algunos políticos.Desde todos los partidos se ha de hacer un esfuerzo para que esto no ocurra.La ciudadania necesita de la credibilidad para dar su voto de confianza.

Santi dijo...

Enchufes han existido siempre pero ese tipo de gente que comentas en tu artículo es sucia y ahora que la sociedad empieza a cambiar, debe ser una de las primeras faenas, quitarles, darles la espalda. Hay personas que se pasan la vida en el trabajo pendientes de como colocarse y no les importa lo que les rodea, utilizan a los compañeros, se valen de cualquier sindicato, de cualquier ser humano bueno que les escucha, son ruines, hay que eliminarlos, sacarlos a la luz. Claro que son faciles de detectar como dices pero los que los vemos callamos y eso es lo que hay que dejar de hacer, debemos empezar a cambiar