02 mayo 2010

Sindicatos, una oportunidad

(Foto: Maite Gimeno en elCorreoGallego)

Un año más se ha perdido la oportunidad de unidad sindical, cuando menos, coincidiendo con el primero de mayo.

Los tiempos invitan a plantearse plataformas sindicales estables, formadas por  representantes de todas las organizaciones de trabajadores, donde se depuren diferencias y se ensalcen las coincidencias. Ayer he podido comprobar como en una misma Avenida de la ciudad de Vigo, se manifestaban guardando cierta distancia en el espacio, distintas formaciones sociales y políticas que terminaron haciendo su cierre diferenciadamente. Riqueza por diferentes, sin duda, pero ¿acaso no es un despilfarro que se queden sin fuerza las coincidencias?

En España, muchas trabajadoras y trabajadores prefieren delegar la interlocución de sus ideales y sus preferencias sociales a organizaciones llamadas minoritarias, porque les resultan más cercanas, sintiéndose más partícipes o porque las ven ciertamente eficaces. Todas las opciones son posibles pero, no debemos hacer tanto la vista gorda respecto de la teórica libertad de elección, dado que al final se convierte en una discriminación encubierta poco democrática y denunciada puntualmente por las autoridades internacionales.

Hace ya algún tiempo, tratábamos algo semejante en este sitio, bajo el título "Sindicato más representativo y libertad sindical", nos parábamos a hablar de la distribución por el Estado de los fondos de formación, discriminándose a las organizaciones "menos representativas" en favor de las "más representativas", cuestión que el propio Tribunal Supremo español, vino a considerar ilegal. Hacíamos hincapié entonces y recordamos ahora, respecto de la distinción entre organizaciones menos y más representativas, las palabras del Comité de Libertad Sindical de la OIT: “…la libertad de elección de los trabajadores puede quedar en entredicho, si la distinción entre sindicatos más representativos y los minoritarios equivale, o tiene como resultado el otorgamiento de privilegios que son susceptibles de influir indebidamente a los trabajadores en la elección de las organizaciones… Por consiguiente, esta distinción no debería tener por efecto que los sindicatos que no estén reconocidos como los más representativos sean privados de los medios esenciales para la defensa de los intereses profesionales de sus miembros para la organización de su gestión y de sus actividades, y para la formulación de sus programas, en conformidad con lo que dispone el Convenio núm. 87.” (Informe, caso núm. 1798 (España), párrafo 123).

En momentos en los que, está sobre la mesa la reforma laboral, no estaría de más, una firme aclaración pública, salida de las organizaciones menos representativas conjuntamente, de cuales son aquellas cuestiones legales, conseguidas y queridas por el conjunto de la ciudadanía, contempladas en la ley pero que, en la práctica influyen indebidamente a los trabajadores que eligen libremente una organización sindical llamada -menos representativa-, pues se les priva, en el día a día, de los medios esenciales para la defensa de los intereses profesionales de sus miembros, obligándoseles a recurrir con demasiada frecuencia a los Tribunales de Justicia para hacer valer derechos constitucionales. Sirva de ejemplo, la negativa de algunas empresas a consentir la legítima participación -con voz y sin voto-, en reuniones de comités de empresa y de órganos internos de la empresa en materia de seguridad y salud laboral a, aquellos delegados sindicales de organizaciones que no forman parte de los comités y que son "minoritarios" .

La oportunidad es buena, la ciudadanía sin duda alguna, tiene muchas cosas que decir distintas a las que plantean las organizaciones mayoritarias, ¿por qué no escuchar también al conjunto de las minoritarias?.

Salvo mejor parecer

Baldo

10 comentarios:

Raquel dijo...

Es justo, igual que se escucha en el Parlamento a los partidos minoritarios.

Juan dijo...

Donde se experimenta resulta muy positivo unir fuerzas entre varios sindicatos y la gente lo ve guay

Sonia dijo...

Los sindicatos si no se modernizan tienen los días contados. Estan chupando del vote y no se les ve por parte alguna, solo cuando hay elecciones.

En los partidos, los diputados han pasado la linea y tambien los votantes empiezan a verlos de lado

Miguel dijo...

Es increíble, se habla de democracia, y se toman actitudes dictatoriales, arrinconar a los sindicatos minoritarios. No tener mayor amplitud de miras y participar de la unidad sindical, es un error. En los tiempos que corren esa unidad es más necesaria que nunca, y que participen los ciudadanos- trabajadores, sindicados o no, los derechos adquiridos que disfrutamos son consecuencia de una dura lucha, donde muchos son los que han dado su vida para que ahora incluso la gente que vota derecha disfruta de derechos básicos por los que no luchó e incluso no creía.

Jon dijo...

Tanto afán de protagonismo por parte de los sindicatos mayoritarios resta fuerza a lo que se está defendiendo, los derechos de los trabajadores, el trabajo digno y una jornada laboral en condiciones de rendimiento-producción en la que prime la eficacia y no el esclavismo.

Luis dijo...

Es mucho más que eso, los sindicatos mayoritarios no están en los centros de trabajo directamente exigiendo el cumplimiento de los derechos. Los delegados de personal que se presentan por los sindicatos, se deben a todos los trabajadores no solo a sus afiliados y no estan delante de los problemas como la prevención, el acoso y otras muchas cosas que pasan.

Han jugado a ser Gestorias y ahora no tienen fuerza real. Los pequeños sindicatos atienden a la gente directamente pero los grandes les privan como tu dices de los derechos entonces tienen que ir al juzgado. Tienen que juntarese las minoritarias y pedir a los medios públicos que hablen de esto y que recurden a los ciudadanos que está en la ley; los delegados de las minoritarias tienen que recibir información de las empresas y asistir a las reuniones de todos los comites con voz y sin voto si no tienen representantes en los mismos.

Ya les vale a los sindicatos grandes, es un abuso y una miseria de la que terminaran comiendo ellos mismos por insolidarios y por pasarse con los trabajadores.

Estoy de acuerdo contigo, deben crear una plataforma los minoritarios y los de las comunidades autonomas representativos y no representativos para que sean oídas sus inquietudes que son las de muchos trabajadores y trabajadoras

Sami dijo...

Es una asignatura pendiente lo de la representatividad de los sindicatos que no es real se base en actos emanados de las elecciones sindicales pero los elegidos no ejercen como tales realmente en las empresas siendo sustituidos constantemente por los sindicatos.

Quienes tienen el poder emanados de la decisión de los trabajadores son los delegados elegidos en las urnas.

La otra representatividad sindical es resultado de y no puede permitirse que los grandes discriminen a los pequeños a quienes la ley protege por decisión de los representantes de los ciudadanos.

Tu artículo tiene mucho provecho, deberían ponerse a hacer algo las organizaciones minoritarias y las que tienen ámbitos menores aunque sean representativos pues no se les tiene en cuenta en la negociación de alto nivel.

Laura dijo...

Podrían hacerlo

Laura dijo...

Podrían hacerlo

Loli dijo...

El primero de Mayo para muchos ha sido un día sin pena ni gloria. La sensación de apatía y de falta de compromiso que muchos ciudadanos perciben, conscientes del significado de la celebración de ese día, de los hechos que provocaron los cambios laborales, y que han repercutido en nuestra estructura laboral actual y que afecta a la generalidad del sistema organizado del trabajo, y que aun teniéndose que adaptar a nuevas circunstancias y a nuevos tiempos, no puede volver a planteamientos esclavistas para el trabajador, antes bien ha de ser en aras de mayor eficacia y rendimiento de la empresa pero no ha costa de mermar solamente derechos, también tendrán que mermar los márgenes de beneficios.
La falta de unidad sindical, el llegar a acuerdos o pactos por encima de intereses personales en momentos puntuales como son la defensa conjunta pública del empleo de calidad, y no tener la capacidad y la amplitud de miras para conocer que esa actitud sólo puede acarrear el transmitir descoordinación, desorientación de los ciudadanos y, que al final éstos no se impliquen, afiliados o no, manifestándose en la defensa de lo que a ellos y a sus familias, les afecta directamente, el trabajo en condiciones estables, retribuciones justas y garantías legales. En definitiva lo que constituye parte del llamado " Estado del bienestar ". El 1º de Mayo, pues, ha de ser un día para la movilización y también para la reflexiónde todos, sindicatos y ciudadanos.